Trabajan en Viedma para realizar una reformulación de los Juzgados de Familia

El Fuero de Familia de Viedma avanza en una reformulación de su estructura y funcionamiento, de acuerdo a lo dispuesto por el Superior Tribunal de Justicia ante el crecimiento de las causas, especialmente de violencia doméstica.

Compartir en Whatsapp

Se llevó a cabo un encuentro del que participaron juezas y secretarias de los juzgados de Viedma, responsables del Centro de Planificación Estratégica, del área de Informatización y de Arquitectura del Poder Judicial.

El paradigma es el implementado hace un año en el fuero de Bariloche y que recientemente fue refrendado por una encuesta de satisfacción entre los operadores del sistema, con niveles de conformidad superiores al 85 por ciento.

La reunión fue convocada por la jueza del STJ y delegada de Superintendencia de la primera circunscripción judicial, Liliana Piccinini. La jueza también había formado parte de la unidad de planificación que gestó la prueba piloto en Bariloche.

Entre otras reformas, el modelo implica la creación de una Oficina Integral de Tramitaciones (OTIF), única para todos los juzgados, que se encarga de cuestiones administrativas, permitiendo a las juezas concentrarse en la actividad jurisdiccional.

Debido al éxito en la implementación de la prueba piloto en Bariloche, la OTIF se extenderá paulatinamente a otras ciudades, según dispuso el Superior Tribunal de Justicia.

Un nuevo sistema

Su creación tuvo lugar tras la verificación por parte del STJ de un constante aumento en las causas de Familia. A partir de allí, la unidad de planificación se propuso crear una reformulación funcional, de la cual fueron partícipes los distintos actores. Esa misma unidad diseñó un anteproyecto de Código Procesal del Fuero Familia para la provincia.

En Bariloche la OTIF es el ámbito de atención al público. Una de sus áreas internas es la de Receptoría, siendo el punto de inicio de la actuación, centralizando las comunicaciones electrónicas de todos los organismos y está ocupada de la carga de datos del Código de Buenas Prácticas, esencial para la construcción de estadísticas confiables.

Los Juzgados, ya sin el peso de estas tareas, se reducen en cantidad de personal, concentrándose en la tarea jurisdiccional y de resolución de conflictos.