Sol de Mayo dejó afuera al último campeón de la Copa Argentina

El equipo de Viedma se agrandó ante Rosario Central, consiguió un empate 2-2 y lo eliminó por penales.

Compartir en Whatsapp

El andar de Rosario Central es muy malo, al punto que todavía no había ganado en el 2019. Por eso la dirigencia decidió invitar a Edgardo Bauza a dar un paso al costado, para abrirle camino a Paulo Ferrari en su nueva aventura como entrenador. Pero de poco sirvió: en la primera prueba oficial ante Sol de Mayo por Copa Argentina, el Canalla no pudo pasar del 2-2 y se quedó afuera por penales. Ahora, los dirigidos por Adán Valdebenito se medirán en dieciseisavos con Colón o Acassuso.

El cambio de técnico en Central no se sintió en el inicio del partido. Es que el equipo del Loncho jugó muy mal, con ideas poco claras para marcar la diferencia sobre su rival. Para colmo, los del Federal A sorprendieron: desborde por la izquierda, centro rasante y gol de Alberto Reyes. Sí, nadie lo podía creer y hasta se veían lágrimas en la tribuna que ocupaban los seguidores del cuadro de Viedma en el Brigadier Estanislao López.

Mirá también  El 9 de febrero se realizará la audiencia pública por el proyecto “Complejo Paseo Sol del Rio"

En el complemento todo parecía complicarse más y más para los rosarinos luego de que Lucas Malacarne cambiara un cabezazo bien esquinado por un nuevo tanto. De a poco, el Canalla mostró rebeldía y eso le dio frutos en un lapso de tres minutos con dos tantos de Claudio Riaño. Ferrari parecía respirar, pero en los penales volvió a sonreír Viedma: Malacarne, el apellido de la noche, se hizo cargo del último tiro desde los doce pasos y le dio la victoria a un equipo que ya sueña a lo grande.

FUENTE: Diario Ole