Se cumple un año de la desaparición de Silvia Colque y se la recordó en la marcha de #NIUNAMENOS

En las distintas paradas de la marcha #NIUNAMENOS realizada este domingo en Viedma recordaron a Silvia Colque.

Compartir en Whatsapp

La marcha contó con la presencia de la mamá y la hermana de Silvia Vasquez Colque, desaparecida desde el 4 de junio de 2017. Ambas lograron llegar desde Potosí, Bolivia, gracias a la ayuda de Mujeres Organizadas de la Comarca, junto a otras organizaciones, vecinas y vecinos de Viedma.

Al finalizar la marcha, en la plaza San Martín se leyó un documento elaborado en conjunto por diversas organizaciones de la comarca, con los principales reclamos y reivindicaciones de los colectivos de mujeres e identidades disidentes.

Apertura de la marcha en el mural por Silvia V. Colque
Por cuarto año consecutivo las mujeres salimos a la calle a gritar ¡Ni una menos! ¡Vivas nos queremos! El movimiento de mujeres y varones dispuestas a vivir una vida sin violencias crece con fuerza. Sin embargo, los feminicidios no cesan. Nos matan, nos violan, nos golpean, nos insultan, nos oprimen, nos desaparecen. Pero algo ha cambiado. Ya nos callamos más. No somos indiferentes al relato de nuestras hermanas. No nos resignamos. No aceptamos.

Se cumple un año de la desaparición de Silvia Vásquez Colque. Un año que seguimos esperando que la Justicia, la Fiscalía, la Policía, el Consejo Provincial de la Mujer y el gobierno de Río Negro den alguna respuesta. La estamos esperando como mujeres, como compañeras, la está toda la comunidad. Pero, sobre todo, la espera su familia, que hoy, por primera vez en este año de angustia y desesperación, está aquí junto a nosotras.

Hace un año que Silvia no está. Según la investigación judicial, el último que la vio es su ex pareja con quién salió la noche en que desapareció. Ese mismo hombre la había apuñalado unos meses antes. Pero para la fiscal Paula Rodríguez Frandsen no hay motivos para imputarlo. Tampoco sigue otra línea investigativa y la causa prácticamente no avanza.

Silvia falta desde hace un año, pero empezó a desaparecer mucho antes. Comenzó a desaparecer cuando desde el centro de salud pidieron la intervención de Desarrollo Social y por las falencias propias de ese Ministerio no atendieron su situación ni la de sus hijos, como les pasa a tantas familias en Viedma y en toda la provincia.

Siguió desapareciendo cuando su ex pareja la apuñaló y el Consejo Provincial de la Mujer no la contuvo ni la protegió.

Desapareció cuando su familia y sus vecinas perdieron su rastro y desaparece cada vez que la Justicia la revictimiza, cada vez que se dedican a investigar qué tipo de madre es, en lugar de investigar qué le hicieron y dónde está.

No descansaremos hasta que el Estado se responsabilice y deje de cambiar las carátulas judiciales culpando a las mujeres por su ausencia.
.

En Fiscalía
Silvia Vásquez Colque lleva 1 año desaparecida.

En enero de 2017 había sido apuñalada por su ex pareja, que estuvo preso un tiempo hasta que un se cambió la carátula, de tentativa de homicidio a lesiones leves y él recuperó su libertad. Esa persona es la última que vio a Silvia, el 4 de junio pasado.

Sin embargo, la fiscal Paula Rodríguez Frandsen considera que no hay conexión entre una causa y otra.

A esta fiscal y a los demás funcionarios judiciales les queremos preguntar ¿se piensan que las vidas de las mujeres están hechas de causas inconexas? ¿o es que simplemente no les importa nuestra vida en lo más mínimo?.

¿Qué les enseñan en las facultades de derecho y en este Poder Judicial para que muestren tanto desprecio por las víctimas de violencia machista y por sus familias?.

Las acciones que la fiscalía llevó adelante en este año no colman las expectativas de una comunidad que necesita encontrar a una de sus vecinas. Desde el primer día este Ministerio Público Fiscal demostró que la búsqueda de Silvia no es su prioridad. No se preocuparon por obtener el testimonio en persona de una testigo clave como es Beatriz, la mamá de Silvia, quien la vio salir la noche en que desapareció y recién esta semana, casi un año después, pudo declarar. Pero, además, hace meses que no hay allanamientos ni pesquisas de ningún tipo.

Hubo testigos que dijeron que tenían aportes para hacer y la fiscal demora días en ponerse en contacto.
Sinceramente les preguntamos: ¿quieren encontrar a Silvia? Somos muchas y muchos los que sí. Por eso les vamos a exigir que hagan lo que tienen que hacer y nos respondan: ¿dónde está Silvia Vásquez Colque?

Al llegar al Consulado Boliviano
Llegamos al Consulado Boliviano y vamos a recordarles que una de sus ciudadanas está desaparecida. Durante un año, la familia de Silvia pidió ayuda, acompañamiento y contención, pero en este Consulado prefirieron mirar hacia otro lado.

No le pedimos al Consulado que asuma las responsabilidades que tiene la Justicia, pero sí en varias oportunidades hemos pedido colaboración para que la familia pudiera estar informada de los avances de la causa, para que fueran el nexo necesario entre la familia y la Justicia rionegrina. Una y otra vez esa ayuda fue negada.

Al Cónsul Néstor Condori que nos ha dicho que su función es atender a ciudadanos y ciudadanas en situaciones de vulnerabilidad, le queremos decir que hay una ciudadana en una situación de vulnerabilidad extrema: se llama Silvia Vásquez Colque y está desaparecida hace un año.

Al llegar al Ministerio de Desarrollo Social
De este Ministerio de Desarrollo Social depende el Consejo Provincial de la Mujer.

El Consejo que debiera trabajar en pos de los derechos de todas las rionegrinas.
El Consejo que tuvo que recibir la orden de un juez diciéndole que tenía que hacer su trabajo: acompañar a Silvia que había sido apuñalada. Imagínense si para que cada ciudadano cumpliera su trabajo se necesitaran órdenes judiciales.

De este Ministerio depende el Consejo Provincial de la Mujer cuya presidenta Laura Azanza ha asegurado ante los medios de comunicación que estaba acompañando a Silvia Vásquez Colque, pero no puede explicar cómo, entonces, no se enteraron de su desaparición hasta más de un mes después.

El Estado es responsable. El Ministerio de Desarrollo Social es responsable. El Consejo Provincial de la Mujer es Responsable. Laura Azanza es responsable. ¿Dónde está Silvia?

Documento para la plaza
Ni Una Menos es grito y abrazo común que hace temblar cada uno de los espacios de nuestras vidas y desborda en las calles. Por cuarto año consecutivo, las calles se vuelven a llenar de pies que caminan, de cuerpos que abrazan, de lágrimas por las compañeras que ya no están. La lucha es cada vez más fuerte y cada año estamos más acompañadas creando consciencia y defendiendo los derechos que son nuestros.
Este grito global, se convirtió en una llama que lo envuelve todo, desde el #NiUnaMenos argentino, se propagó por el mundo con el #MeToo de las norteamericanas, el #Cuéntalo de las españolas y las tomas estudiantiles feministas de las chilenas. Porque cuando se trata de violencias machistas no importan las fronteras, los idiomas ni las culturas. Cuando una habla, todas la seguimos porque sabemos en nuestro cuerpo que lo que cuentan es verdad. Porque nos pasa a nosotras, a nuestras amigas, madres, hermanas, porque lo que nos pasa a una, nos pasa a todas, porque lo personal es político.
El Estado Nacional gobierna de espalda a las mujeres desconociendo las desigualdades económicas relacionadas con el género, llevando adelante un salvaje ajuste económico que profundiza aún más la feminización de la pobreza. Por eso decimos, no hay #NiUnaMenos pactado con el FMI. ¡Nos queremos Libres y desendeudadas!
Contra el endeudamiento que nos expropia la vida y la libertad. Contra los despidos masivos y el disciplinamiento fiscal. ¡Reclamamos y exigimos la inmediata libertad de Milagro Sala!
Estamos sometidas a situaciones de violencia cotidianamente: violencia simbólica, sexual, obstétrica, laboral, física y económica. Pero en el extremo de las escaladas de violencia está la peor de las expresiones de este sistema: los feminicidios.
Hoy desde esta plaza reclamamos por la aparición con vida de Silvia Vásquez Colque y Zulema Walter. Exigimos que las instituciones responsables den las respuestas que su familia y toda la comunidad está esperando.

Pero también volvemos a alzar nuestra voz, nuestros puños, nuestros pañuelos por la Ley de Aborto Legal, Seguro y Gratuito. Celebramos el debate en el Congreso Nacional, esperamos que el próximo 13 de junio se apruebe esta ley que abre horizontes libertarios para todas. Estaremos exigiendo su inmediata reglamentación y que se pongan en marcha políticas públicas que garanticen su cumplimiento. Reclamamos nuestro derecho a decidir sobre nuestros cuerpos y nuestras vidas y a vivir una sexualidad plena, porque: ¡si no hay aborto legal QUE QUILOMBO QUE SE VA A ARMAR!
De todos modos, le recordamos al Estado rionegrino que debe garantizar la aplicación de la Ley 4796 de Abortos No Punibles. Hoy hay centros de salud donde los profesionales no se encuentran capacitados ni cuentan con la medicación necesaria para aplicar el protocolo de Interrupción Voluntaria del Embarazo pese a que el fallo F.A.L así lo ordena.
Mientras tanto seguimos hermanadas y abortando en manada acompañadas por las socorristas. Porque sabemos que, aunque la Ley se vote positivamente, las mujeres necesitamos el abrazo y la palabra justa, como venimos haciéndolo, organizadas con las otras. Lograr la ley es sólo el primer paso de una larga lista de reivindicaciones en materia de salud y derechos sexuales y reproductivos. Esperamos que quienes dicen ser nuestros representantes estén esta vez a la altura de las circunstancias.
Porque entendemos que la Educación Sexual Integral con perspectiva de género y diversidad es una herramienta imprescindible para construir proyectos de vida libres de violencias y para modificar el entramado cultural que sostiene al patriarcado, decimos NO al vaciamiento del Programa Nacional de ESI en el Ministerio de Educación de la Nación y a la tercerización de la formación permanente en ONG, fundaciones, asociaciones religiosas que sesgan el debate.
Como mujeres, exigimos que se cumpla la ley que declara la imprescriptibilidad de los delitos de abuso sexual en la infancia. Pero, además, no podemos permitir que se nos siga violentando y revictimizando. Necesitamos mayor contención y cuidados durante los procesos judiciales, necesitamos que impidan que las denunciantes nos tengamos que cruzar con nuestros agresores. Le decimos al Poder Judicial: ¡Basta de encubrir violadores y abusadores! Juicios y dictámenes orales y públicos. La voz de una, es la voz de muchas.
Porque todavía pagamos con años de vida las decisiones personales sobre nuestra orientación y condición sexual y de género, las mujeres trans tienen, en promedio, 40 años menos de esperanza de vida que el resto de la población, es que una vez más exigimos la sanción de la ley de Cupo Laboral Trans que la Legislatura de Río Negro debe tratar y en el caso de la ordenanza local, el Municipio de Viedma debe cumplir plenamente.
Repudiamos todas y cada una de las acciones de violencia y represión homofóbicas, lesbofóbicas y transfóbicas hacia nuestras elecciones, identidades y cuerpos. Queremos decidir con libertad quiénes queremos ser, pero sobre todo queremos caminar tranquiles sin que se nos pisotee y se nos oprima por la norma que dictamina constantemente y de modo binario nuestro ser y hacer en sociedad. Basta de criminalizar y violentar lo que se escapa de la norma, basta de violentar nuestro derecho a ser libres.
Reivindicamos nuestro legítimo e irrefutable derecho a reclamar por nuestros derechos y a decidir de qué forma hacerlo. Denunciamos que, de forma sistemática, el Estado criminaliza a las mujeres y otros colectivos oprimidos. Con la infaltable colaboración de los medios de comunicación hegemónicos, señalan con su dedo acusador a las y los que en este sistema nos animamos a alzar la voz. Exigimos el desprocesamiento de Mariana Gómez, enjuiciada en Buenos Aires por besarse con su compañera. Reafirmamos que la lucha colectiva es el camino al tiempo que decimos: No nos van a amedrentar, no nos van a disciplinar.
Nos queremos vivas, nos queremos libres, nos queremos empoderadas, nos queremos sin miedo, sin violencias, felices y juntas.
El patriarcado cae si nos unimos todas, porque ¡Juntas somos poderosas!

Friman el documento:
Mujeres Organizadas de la comarca Viedma-Patagones
Frente por la ESI
Patria Grande/Mala Junta Viedma – Patagones
Sobrevivientes de Abuso Sexual en la Infancia
Rosita Salvaje – Socorristas en Red
Hijas de Bruja
Actrices y trabajadoras de las artes escénicas de Viedma y Patagones
Unter Viedma
Suteba Patagones
Colectivo Adalqui
Casa de medio camino la Frida Maragata
Partido Socialista Río Negro
CTA Autónoma Viedma
Mujeres Irrompibles
Mujeres del Nuevo Encuentro
Colectivx LGBTI+ Viedma-Patagones
SITRAJUR Río Negro
Colective Antirradiactive
Radio El Refugio del Área de Educación No Formal de la ESFA
La Fuentealba- Centro de Estudiantes CURZA – Universidad Nacional del Comahue
Fusa – Centro de Estudiantes UNRN sede Atlántica
Asociación de Familiares y Víctimas del Terrorismo de Estado
ATE Río Negro
Agrupación “La 9D”
Juventud Peronista Patagones
El Tepuén
Bloque de legisladores y legisladoras del Frente para la Victoria
PJ Viedma
Espacio de Menstruación Consciente
CTA de los trabajadores de Río Negro
Secretaría de la Mujer de la Unidad Básica de Viedma
Red social de los barrios Lavalle y Mi Bandera





Lo Principal

Lo Principal