Se adelantaría el aumento salarial acordado para este año y habría incremento para la policía

Desde las 11 horas en la sede central del Ministerio de Economía sesionará en Viedma el Consejo de la Función Pública y ATE demandará al gobierno que se adelante el acuerdo salarial firmado a fin del año pasado.

Compartir en Whatsapp

“Todas las proyecciones públicas y privadas coinciden en que la inflación se mantendrá en franco crecimiento en el primer cuatrimestre. Esta realidad deroga el acuerdo que firmamos en diciembre y el mismo debe ser rediscutido. Hasta ahora todas las mejoras logradas por ATE alcanzaban también a la policía, cuestión esta que no ocurrió con la Indumentaria. Queremos que ese ítem también le sea incrementado a la fuerza de seguridad”, señaló Rodolfo Aguiar, secretario general de ATE y CTA Autónoma de Río Negro.

“Hoy tenemos que terminar la redacción final de la ley de pase a planta y los 3.000 contratados deben tener certeza que la iniciativa llegará al recinto de la legislatura para su tratamiento durante los primeros días de marzo”, sintetizó el dirigente de los estatales.

El sindicato también exigirá que el poder Ejecutivo otorgue un aumento en la Indumentaria para toda la Policía al igual que se acordó para el resto de los estatales.

Sobre este aspecto cabe destacar que los regímenes para este concepto salarial son distintos y que en el caso de los agentes policiales el pago de la ropa de trabajo es mensual, mientras que a los casi 18.000 empleados que dependen de la administración central se les liquida un monto anual que con la reciente suba del 100% será de 4.000 pesos en el 2019.

El otro punto a tratar por ATE será el proyecto de Ley para el pase a la planta permanente de los 3.000 trabajadores que en la actualidad se encuentran bajo distintos vínculos contractuales prestando servicios en el Estado y sus empresas.

El gremio funda su pedido de adelantamiento de los tramos de aumento oportunamente acordados en la alta inflación proyectada para el primer cuatrimestre y la necesidad de garantizar que los ingresos de los estatales no pierdan o se vean disminuidos en su poder de compra.