Escuchá en vivo

LO PRINCIPAL

De lunes a viernes de 6 a 9 hs. Con Gustavo Pascualetti.

La provincia no quiere pagar 300 mil pesos a las hijas de una paciente fallecida por la falta del adecuado servicio de ambulancia

La Cámara de Apelaciones en lo Civil, Comercial y de Minería de la Cuarta Circunscripción declaró “inadmisible” un recurso de casación que interpuso la provincia de Río Negro para que se eleven las actuaciones al Superior Tribunal de Justicia, en un caso de indemnización por daño moral a las hijas de una paciente fallecida por

Compartir en Whatsapp

La Cámara de Apelaciones en lo Civil, Comercial y de Minería de la Cuarta Circunscripción declaró “inadmisible” un recurso de casación que interpuso la provincia de Río Negro para que se eleven las actuaciones al Superior Tribunal de Justicia, en un caso de indemnización por daño moral a las hijas de una paciente fallecida por la falta del adecuado servicio de ambulancia en Cinco Saltos. La sentencia no está firme todavía, debido a que se podría recurrir en queja ante el Superior Tribunal de Justicia por el rechazo de la casación.

ambulancia

A principios de este año, la misma Cámara de Cipolletti rechazó las tres apelaciones que habían formulado las partes en contra de la sentencia del juez civil Alejandro Cabral y Vedia. En mayo del año pasado, ese magistrado condenó a la provincia de Río Negro a pagarles la suma de 300.000 pesos en concepto de “daño moral”.

Las hijas de la mujer fallecida, en carácter de herederas, promovieron demanda por daños y perjuicios contra la provincia de Río Negro. Relataron que el 30 de agosto de 2009 su madre comenzó a sentirse mal. Cómo tenía fuertes dolores de estómago se dirigieron al hospital de Cinco Saltos. Allí la atendieron en la guardia, le aplicaron un medicamento y luego la mujer se retiró a la casa de sus hijas.

Al día siguiente siguió sintiéndose muy mal. Aproximadamente entre las 9 y las 9:30 decidieron pedir una ambulancia. Luego, cada 15 o 20 minutos volvieron a llamar. Finalmente la ambulancia arribó a las 11:30 horas, en la misma venía un médico que dictaminó que la paciente estaba muerta y les extendió el certificado de defunción. Luego de realizar consideraciones respecto de la deficiente atención brindada por el hospital y su personal, las denunciantes consignaron en la demanda que los hechos acontecidos el 30 y 31 de agosto de 2009 tienen una relación causal con la muerte de su madre.

El juez que dictó la sentencia de primera instancia recordó que de las pruebas producidas en el expediente Nº 1428/09 que tramitó ante la Fiscalía Nº 3 de esta Cuarta Circunscripción Judicial surge que -conforme el informe pericial realizado a fs. 361/362- no resultó posible determinar la causa del deceso de la paciente. Como consecuencia de ello, se ordenó en dicho trámite un examen de toxicología, el que también dio resultado negativo.

También consideró que ha quedado acreditado en el expediente que el tratamiento brindado a la paciente por la médica de guardia (el 30 de agosto) fue eficiente y adecuado a las reglas de su profesión, y para la patología que presentaba en ese momento.

“Distinta es la situación del médico Jefe de Guardia y del Estado Provincial, resultando éste último tanto responsable indirecto por el acto de sus dependientes (Jefe de Guardia, que -como se verá más adelante- contribuyó o al menos no tomó conducta adecuada alguna en tiempo para con el resultado dañoso), como directo por la falta del adecuado servicio de ambulancia.

La Corte Suprema ha recurrido a la noción de la falta de servicio para imputar responsabilidad al Estado con fundamento en que, quien contrae la obligación de prestar un servicio, lo debe hacer en condiciones adecuadas para llenar el fin para el que ha sido establecido y es responsable de los perjuicios que causare su incumplimiento o su ejecución irregular.

En la sentencia de primera instancia el juez Alejandro Cabral y Vedia condenó a la provincia de Río Negro a pagarles 300.000 pesos (150.000 pesos a cada una de las hijas) en concepto de “daño moral” por la muerte de su madre.

Tanto las demandantes (quiénes pretendían una indemnización distinta) como la provincia de Río Negro y uno de los médicos (constituido como parte con patrocnante letrado) apelaron la sentencia de primera instancia.
La Cámara de Apelaciones rechazó esos recursos y en consecuencia la provincia de Rio Negro interpuso una casación, que también fue denegada. Con esa casación, la provincia pretendía hacer revisar las actuaciones por el Superior Tribunal de Justicia.





Lo Principal

Lo Principal