Escuchá en vivo

LO PRINCIPAL

De lunes a viernes de 6 a 9 hs. Con Gustavo Pascualetti.

“La propuesta del gobierno sigue siendo poco seria”

Mientras el ‘Relevamiento de Expectativas de Mercado’ (REM) que elabora el Banco Central, proyecta una inflación del 19,9% para todo 2018, el secretario de gobernación de Río Negro, Luis Di Giácomo, insiste con un ‘inamovible’ 15% para los salarios porque, según dice, tiene que ver con ‘las expectativas que hay en cuanto a inflación, con la realidad actual y con las expectativas de recaudación’ cuando, por otro lado, desde la Dirección de Rentas dicen que LA RECAUDACIÓN AUMENTÓ casi el 30%.

Compartir en Whatsapp

Juan Carlos Scalesi titular de UPCN

Por otro lado, el Ministro de Economía de la provincia, justificando el techo del 15% dice que ‘la inflación no define’ los ingresos de la provincia, pero a la hora de aumentar impuestos y servicios (lo que se ve reflejado en la recaudación) los porcentajes van más allá de 15 ‘inamovible’. Es más, el propio ministro se jacta de que en los últimos años ‘la deuda representa menos del 60 por ciento de lo que recaudamos’ y del crecimiento de contribuyentes que pagan sus impuestos.

En la UPCN observamos que las declaraciones oficiales son dispares y no ven que el gasto salarial no es por el pago de los salarios de los que menos cobran. La propuesta y mirada del gobierno sobre algo tan sensible como son los salarios es contradictoria y poco seria. Salarios que, por otro lado, están muy desactualizados respecto a los de los otros dos poderes y a todos los aumentos de los precios de bienes y servicios que los trabajadores necesitamos adquirir para la supervivencia. Y usamos esta palabra ‘supervivencia’ porque actualmente lo que cobran muchos de los trabajadores de la Administración Pública ni siquiera alcanza para cubrir los gastos básicos que una familia necesita. Muchas familias se endeudan para sobrevivir.

El salario de los trabajadores de la Administración Pública sufrió un proceso de baja que no admite excusas ni contradicciones por parte del Ejecutivo. El poder adquisitivo de los agentes provinciales se licuó en este último año de manera vergonzosa y mientras el gobierno pretende que la discusión salarial pase solamente por ‘definir en cuantos tramos’ se paga ese ‘inamovible’ 15%, LOS TRABAJADORES CUMPLIMOS como podemos con el pago de los impuestos. Pagamos la luz, el agua, el gas con todos los incrementos (superiores al 15%, claro) que el propio gobierno impone.

Uno de los puntos que nos lleva a esta pauperización de los trabajadores de la Administración Pública es el NO CUMPLIMIENTO por parte del gobierno DEL COMPROMISO de revisión y ajuste de lo pactado como aumento en los años 2016 y 2017. La suma de porcentajes inflacionarios que sí se aplicaron a la canasta alimenticia y aún en mayor porcentaje a las tarifas (aguas, luz, gas) y a los impuestos (inmobiliarios; automotor; etc.) fueron licuando el poder adquisitivo de los salarios que en éstos dos últimos años subieron por debajo de los incrementos de precios.

Los trabajadores de la Administración Pública rionegrina nos encontramos en una situación crítica. Y esta situación se ve aumentada por la dilatación de un acuerdo salarial serio. No podemos esperar seis meses a que los funcionarios se pongan de acuerdo para concluir con la recomposición salarial.

La UPCN considera que podemos empezar a hablar de una aceptación del 15%, planteándolo en dos pagos, más una cláusula de revisión de la inflación de este año, más la deuda del año 2016 y 2017 firmada en el Acta del Consejo de la Función Pública. Es compromiso del Gobierno cumplir con lo firmado.





Lo Principal

Lo Principal