La despidieron de un comercio por ir a la guardia de un Hospital y deberán indemnizarla

La Cámara Laboral de Cipolletti hizo lugar al reclamo de una mujer que se desempeñó como vendedora durante seis meses en un comercio de la ciudad.

Compartir en Whatsapp

Los jueces consideraron que el despido fue injustificado y ordenaron una indemnización de 36.930,96 pesos más intereses.

La firma que la había empleado, al momento de despedirla, alegó las siguientes causas: reiteradas llegadas tarde, faltas injustificadas y reiterados incumplimientos en las labores que se le encomendaban.

Sin embargo la mujer probó que la única vez que había faltado en el periodo de seis meses fue porque debió concurrir a la guardia del hospital de Cipolletti por un problema de salud.

Ella comenzó a desempeñarse como vendedora el 15 de diciembre de 2014 y el 7 de mayo de 2015 fue atendida en el hospital y no concurrió a trabajar. El 21 de mayo fue despedida.

Los jueces recordaron que resulta de aplicación el principio de quien alega un hecho como justa causa de despido, no solo debe precisarlo, sino además probarlo, para otorgar al sentenciante los elementos necesarios que le permitan efectuar una valoración del mismo tal como lo establece el artículo 242 de la ley de Contrato de Trabajo.

“Al momento de contestar el traslado conferido de la instrumental aportada por la accionada, la actora negó expresamente la sanción impuesta y consistente en un llamado de atención, sobre la cual no se produjo otro tipo de prueba que pueda justificar dicho apercibimiento, el cual, por demás resulta absolutamente desproporcionado con la drástica decisión rescisoria, puesto que no toda posible injuria o faltas de conductas revisten la gravedad suficiente como para impedir la continuidad del vínculo laboral, así, la jurisprudencia ha señalado que si la propia ley de Contrato de Trabajo admite otros tipos de sanciones, aparte del apercibimiento, como las sanciones suspensivas disciplinarias, deben agotarse éstas como paso previo para despedir al dependiente, o bien que se trate de un incumplimiento de tal gravedad que torne imposible la consecución del vínculo”, afirmaron los jueces.

En consecuencia calificaron el despido como injustificado y ordenaron indemnizar a la trabajadora.

El fallo lleva la firma de los jueces Raúl Santos, Luis Lavedán y Luis Méndez.





Lo Principal

Lo Principal