Juez dispuso apertura y medidas cautelares de las empresas frutícolas Ecofrut S.A y de G & L S.A

El juez civil de Cipolletti Federico Corsiglia dispuso la apertura del concurso preventivo en agrupamiento que alcanza a las empresas Ecofrut S.A, a la empresa G&L S.A y a los señores Rodolfo Santarelli y Denis Kloster, en su carácter de fiadores, avalistas y principales pagadores de todas las obligaciones bancarias.

Compartir en Whatsapp

El magistrado consideró que se encuentran cumplimentados los requisitos dispuestos por la Ley de Quiebras a los fines de decretar la apertura pretendida, especialmente el requisito de cesación de pagos.

A tal fin el magistrado dispuso las fechas correspondientes para la audiencia de sorteo del síndico, el plazo para verificar los créditos, para presentar el informe individual, el informe general, para la celebración de la audiencia informativa, entre otras determinaciones.

Asimismo, el juez dispuso comunicar la apertura del concurso, decretar la inhibición general de bienes del concursado y determinar la prohibición para salir del país de los Sres. Santarelli y Kloster.

Como medidas cautelares, Corsiglia también ordenó librar oficios a Edersa S.A y a Cammesa S.A para hacerles saber que deberá sostener y/o restablecer el servicio de energía eléctrica que se preste efectivamente sobre los complejos de frigorífico, galpón y chacras propiedad o bajo la explotación de Ecofrut S.A y de G & L S.A.

También libró oficios a distintos bancos para que rechacen por orden judicial los cheques de pago diferidos. Dispuso además la suspensión de causas de ejecución contra las concursadas y sus garantes iniciadas a partir de la fecha de la presentación del concurso preventivo.

Concurso preventivo

El concurso preventivo es una medida para evitar la quiebra ante las dificultades económicas de una o de más empresas. Cuando distintos factores les impiden continuar sus negocios regularmente, la opción para evitar la quiebra es solicitar el concurso preventivo.

En estas circunstancias, la empresa puede continuar con sus operaciones administradas en principio por el deudor, con el control del síndico y del comité de acreedores.

El concurso preventivo puede terminar en acuerdo que incluye una gama amplia y flexible de soluciones.