Fiscalía pidió prisión perpetua para un padre acusado de matar a su hijo

Este viernes el Fiscal de Cámara Hernán Trejo solicitó la pena de prisión perpetua para un hombre acusado de matar a su propio hijo, asestándole una puñalada en el tórax. El hecho se produjo en San Antonio Oeste en septiembre de 2015.

Compartir en Whatsapp

Por el lado de la defensa, solicitan la inimputabilidad del hombre argumentando un estado de inconsciencia producto del alto consumo de alcohol y drogas.

En primer término Trejo detalló las pruebas, que a su entender, confirman la autoría del homicidio agravado por el vínculo por parte del progenitor de la víctima. Aludió a los informes científicos que destacaban que el arma había sido usada por quien él considera culpable, y la consonancia de versiones de los testigos que dieron cuenta de la reunión familiar, que incluyó alcohol y drogas, lo que produjo la pelea y la posterior muerte del joven.

Haciendo referencia a la declaración indagatoria del imputado, quien había alegado inconsciencia al momento de cometer el hecho, expresó que “según lo fundamentan teóricos de la medicina legal, la combinación de alcohol y cocaína no produce este tipo de pérdida de conciencia, denominada ataxia psíquica”.

No obstante, el Fiscal de Cámara refirió que los análisis efectuados al imputado por el Laboratorio de la Corte Suprema de Justicia, no dan cuenta de la presencia de estas sustancias en sangre. Con esa evidencia desechó la posibilidad de que el hombre sea considerado inimputable, argumento fundamental de la defensa ejercida por el abogado oficial, Pedro Vega.

En cambio dijo que “desde un primer momento existió el dolo homicida: siempre la intención del padre fue quitarle la vida a su hijo por eso buscó un cuchillo y, cuando este había abandonado el lugar, fue a buscarlo”.

“El imputado siempre estuvo consciente de lo que hizo”, afirmó el representante del Ministerio Público Fiscal y agregó que “no hubo exceso de legítima defensa, él sabía que era su hijo, fue a buscar el arma (la que después escondió bajo un cesto), luego buscó a su hijo y le dio muerte. No existen atenuantes sobre esto”.

Vega, en tanto, comenzó sus alegatos solicitando la absolución por considerar que su defendido es inimputable ya que actuó bajo los efectos de un exceso de intoxicación que le produjo “un estado de inconsciencia tal que le impidió reconocer y saber qué es lo que estaba sucediendo. No ejecutó voluntariamente ningún tipo de acción”, afirmó. En este sentido aludió a que la inexistencia de rastros de alcohol en sangre responde al propio proceso de metabolización de este líquido en el organismo.

Seguidamente, y en caso de que el Tribunal no considere esta posibilidad, dijo que pudo haber existido por parte de su defendido “un exceso de legítima defensa por lo cual se lo debía condenar por homicidio culposo”, e hizo alusión a los momentos previos a la agresión letal en la que padre e hijo protagonizaron una pelea a golpes de puño, en la cual la víctima le prodigaba golpes en la cara a quien luego intentó defenderse.

Finalmente Vega brindó argumentos para que, si el Tribunal considera que el hombre es culpable, se lo condene por homicidio simple entendiendo excesiva la prisión perpetua ya que “su estado de conciencia estuvo afectado por la intoxicación lo que disminuye su culpabilidad”.

La sentencia, a cargo de los jueces Marcelo Chironi, Ariel Gallinger e Ignacio Gandolfi se conocerá el próximo 16 de mayo a las 12.30 horas.





Lo Principal

Lo Principal