“Es cada vez mayor el descontento de los trabajadores”

Mientras el gobierno ofrece a partir del mes de noviembre un aumento de 1500 pesos, hoy, en agosto, ese dinero no cubre ni la cuarta parte de una compra semanal de alimentos para una familia tipo. Imaginemos en noviembre ¿cuánto cubrirá ese dinero?

Compartir en Whatsapp

La jornada de retención de servicios convocada ayer por la UPCN tuvo una adhesión mayoritaria. Y esto es así porque la totalidad de los compañeros están enojados y con toda la razón, mientras la patronal gobierno hace oídos sordos a las necesidades salariales.

“Este gobierno actúa de manera irrespetuosa para con los trabajadores de su propia administración –dijo el secretario general de nuestro gremio, Juan Carlos Scalesi- y ni siquiera ofrece excusas válidas para no ajustar los salarios a la inflación, solo dice ‘es lo que podemos’ y aquí quedamos los trabajadores, impotententes ante el desborde del costo de vida que ya ‘no podemos’ enfrentar”.

La medida convocada ayer en toda la provincia da una pequeña muestra de la ebullición y descontento en la gente. Y no es una ‘disconformidad’ caprichosa, es que no se pueden enfrentar los gastos básicos. Las categorías mínimas apenas rondan los 16 mil pesos de salario mensual, mientras los alquileres, los alimentos, las tarifas, los medicamenteos (por hablar solamente de los gastos imprescindibles) no paran de subir y superar incluso los índices inflacionarios.

‘El gobernador ya hizo un gran ajuste a través de los salarios de los trabajadores en el primer semestre y parece que pretende seguir ajustando sobre eso los gastos de la mala administración de recursos. Habría que preguntarle a él o cualquiera de sus funcionarios como harían para vivir con 20 o incluso 40 mil pesos hoy, pagando alquileres, comida, tarifas, vestimenta, medicamentos, etc.’, dijo Scalesi y agregó ‘incluso algunos ministros se gastan unos cuantos sueldos de la categoría 8 en ir y venir semanalmente a Viedma, porque acuden a sus oficinas tres días a la semana y el resto están en su casa, a 800 km de la sede del ministerio. Hay cosas que agudizan esta tomada de pelo’.

Los trabajadores no cesan en sus reclamos de hacer visible su situación. ‘Nadie cree en la estrategia publicitaria del gobierno cuando hace gala de pagar LO QUE DEBE PAGAR por obligación. A veces parece que el gobierno piensa que estamos en la Edad Media y tiene súbditos en vez de empleados’, dijo Scalesi.

La medida de ayer tuvo amplio seguimiento porque los trabajadores quieren hacerse ver. Los agentes públicos nos merecemos respeto. Nuestro trabajo vale, somos responsables con nuestra tarea cotidiana de servicio al ciudadano y somos dignos de recibir un mejor trato y consideración en este tremendo escenario inflacionario y de devaluación de nuestra moneda y salarios.





Lo Principal

Lo Principal