En una delegación del IPROSS los trabajadores realizan sus tareas en un baño, asegura ATE

La Asociación Trabajadores del Estado (ATE) denuncia que en la delegación del IPROSS en Allen, más de cien usuarios y trabajadores se amontonan a diario en las tres habitaciones de cuatro por tres metros de la calle Eva Perón 181. Una de ellas es un baño.

Compartir en Whatsapp

A esa situación se llegó luego de que la Obra Social acumulara una deuda de dos años de contrato en la sede de calle Velasco 410, y que en mayo se procediera a su desalojo. En condiciones insalubres, trabajadores y los 5000 afiliados de Allen se mueven casi en una baldosa perteneciente a la ex Entel.

“Hacemos responsables a las máximas autoridades del IPROSS. Más de seis horas al día los trabajadores del organismo atienden en minúsculas oficinas y una de ellas es un baño. Es una vergüenza que aún no hayan corregido esta realidad”, denunció Carolina Suárez, secretaria adjunta de la seccional Allen de ATE.

La dirigente explica cómo se distribuye la oficina: una habitación tiene tres escritorios para la atención al público, más la caja y la sala de espera, donde pueden congregarse hasta cien personas; otro ambiente reúne dos escritorios sin ventiluz ni gas; y en un tercer cuarto, los empleados se hacinan al lado de un lavamanos y una puerta que linda al inodoro.

El lunes pasado explotó la térmica de la delegación y no hubo luz durante todo el día. Los trabajadores hicieron este y numerosos reclamos al presidente de la Obra Social, pero ninguno de ellos fue respondido.





Lo Principal

Lo Principal