Según ATE el 2017 fue un año de logros

La Asociación Trabajadores del Estado (ATE) de Río Negro, emitió un comunicado sobre el balance del 2017, destacando las luchas llevadas adelante y los logros conquistados.

Compartir en Whatsapp

“La oposición a la precarización laboral es un eje central en la vida del Sindicato y, en ese camino, la continuidad del proceso por el pase a planta permanente de más de 5000 trabajadores contratados y la eliminación de la becas, con el consecuente pase a contrato de más de 500 trabajadores becados en la provincia, constituyen los hitos más descollantes del año que culmina.

En la misma línea, la consecución del reconocimiento institucional, de parte de los gobiernos Nacional (con sus representantes en Río Negro), Provincial y Municipales, ha sido más que significativo. Sin bajar ninguna bandera, la entidad sindical consiguió –a fuerza de marchas, movilizaciones y protestas- sentarse en las mesas de negociación en todos los ámbitos.

La firma del acuerdo de entendimiento con el Gobierno Provincial en el mismísimo Salón Gris de la Casa de Gobierno ha sido el hecho destacado del año, pero también lo fue derribar un acuerdo que otra expresión sindical había firmado por el Manual de Misiones y Funciones de Porteros, que a todas luces era perjudicial para los trabajadores.

En las administraciones municipales, donde se gesta el mayor crecimiento de afiliados de ATE, se conquistaron notables subas salariales que, sumados a los bonos de fin de año, posibilitaron la recuperación de los salarios, en la lucha constante contra la inflación.

En la provincia se supieron defender los puestos de trabajo. En un contexto de fuerte ajuste y achique del Estado, los gobiernos no se han animado a despedir trabajadores, sabiendo que en ATE encontrarán una férrea oposición.

Vale destacar que, durante este año, los logros no fueron conseguidos tras un escritorio ni tomando café con los funcionarios de turno. Fue en la calle donde se construye y manifiesta la fuerza creciente de un Sindicato que se erige como la mejor expresión de los intereses de los trabajadores.

La respuesta del Gobierno no se hizo esperar. La lucha obrera organizada significó persecución, estigmatización y hostigamiento hacia la mayoría de los Delegados Sindicales, y hasta la privación de la libertad de los principales dirigentes de la entidad, Rodolfo Aguiar y Aldo Capretti.

El poder de turno se valió también de la Justicia adicta que, en cuanto tuvo oportunidad, promovió causas contra los dirigentes de ATE. Afortunadamente, las causas inventadas que se caen también se acumulan en favor de los trabajadores.

Así las cosas, el 2017 será recordado por todos los afiliados y dirigentes de ATE como el año de las pruebas más importantes que sortear, pero también el de mayor crecimiento y consolidación”.