Se realizó la primera audiencia con el nuevo Código, fue contra un joven que portaba de arma de guerra y encubrimiento

Se realizó la primera audiencia desarrollada en la provincia en el marco del nuevo Sistema Procesal Penal, el Ministerio Público Fiscal formuló cargos contra un joven de 20 años que, en la noche del lunes, fue encontrado portando un arma de fuego, mientras transitaba como pasajero a bordo de un colectivo de larga distancia. Además, como el arma había sido denunciada previamente como robada, se lo acusó por el delito de encubrimiento.

Compartir en Whatsapp

La Fiscalía, representada por el Fiscal Jefe, Fabricio Brogna y la Adjunta Yanina Estela a cargo de la Unidad de Admisión y Análisis de casos, solicitó dos meses para concluir con la presente investigación.

La acusación detalló que el arma de fuego se encontraba cargada con nueve cartuchos de bala calibre 9 milímetros y fue detectada por personal de la Policía Federal en el marco de un control vehicular. Dicho hecho configura el delito de portación de arma de fuego de guerra, que se sustentará aún más a partir de un anticipo de prueba que, según Brogna, será realizado en presencia de la Jueza y las partes, con el objetivo de “determinar si el arma estaba en condiciones de ser o no disparada”, elemento fundamental para probarlo. Esta medida denominada anticipo jurisdiccional de prueba se solicitó en la presente audiencia en pos de la celeridad buscada en el proceso.

Además, la Fiscalía entendió que el joven adquirió o recibió dicha arma “a sabiendas de su procedencia delictual”, ya que la misma había sido denunciada como robada por una mujer en mayo de 2016 por autores que hasta el momento son ignorados.

La defensa del imputado estuvo representada por la abogada oficial Marta Ghianni quien expresó que no estaba debidamente argumentada la urgencia del caso como para no dar aviso al juez al momento de proceder al secuestro del arma. Agregó además que no considera configurado el encubrimiento porque su defendido desconocía la procedencia del arma que recibía. No obstante, esta consideración fue desestimada por la Jueza de Garantía interviniente, Itziar Soly, quien consideró por formulados los cargos.

Los delitos imputados son la portación de arma de guerra sin la debida autorización legal (Art. 189 bis, inc. 2, 4° párrafo del CP) y encubrimiento ( Art. 277, inc. 1°, apartado C). En la audiencia la Fiscalía detalló quiénes serán los testigos convocados para probarlos y solicitó que el imputado fije domicilio y no se ausente del mismo sin el correspondiente aviso, al tiempo que consideró que no podrá interceder en el testimonio de los testigos por no encontrarse ellos en la ciudad y tampoco existe riesgo de que entorpezca la prueba pericial que será producida por el Gabinete de Criminalística.