Proyecto para que en mediano plazo se realice el saneamiento y descontaminación de las cuencas de los ríos Limay-Neuquén-Negro y Barrancas-Colorado

Los legisladores Jorge Ocampos y Daniela Agostino, presentaron un proyecto de ley que tiene por objeto establecer el marco jurídico para el desarrollo de un programa a mediano plazo que tienda al control, saneamiento y descontaminación de las cuencas de los ríos Limay-Neuquén-Negro y Barrancas-Colorado.

Compartir en Whatsapp

Jorge Ocampos

Explicó Ocampos que los objetivos fundamentales de la iniciativa son reconocer el agua como un bien natural de dominio público y mejorar la calidad del agua de las cuencas hídricas de la provincia, realizando un relevamiento completo de las fuentes de vertido de efluentes cloacales y de diversa índole tendiente a un diagnóstico ajustado de las acciones a seguir.

Agregó que la gestión para la recuperación y mejoramiento de la calidad ambiental de las cuencas hídricas comprende etapas como la organización jurisdiccional, el relevamiento de las distintas problemáticas, la planificación de tareas; la definición de estrategias y el estudio y revisión de la legislación vigente en materia de manejo de aguas y efluentes cloacales.

La autoridad de aplicación será el Departamento Provincial de Aguas de Río Negro, quien, entre otras cosas, deberá planificar y ejecutar el Programa; establecer un protocolo de actuación y elaborar y publicar un informe anual con los avances del mismo.

Ocampos mencionó que las poblaciones ribereñas del río Colorado vienen expresando desde hace tiempo su creciente preocupación por la reducción de su caudal, tanto en sus tramos medio como inferior, que agudizan el problema histórico de salinidad de las aguas, a lo que se suma la permanente contaminación que se produce por los recurrentes derrames de hidrocarburos desde las zonas de explotación de petróleo y gas. “Estos dos factores están generando una crisis muy seria, tanto para el aprovisionamiento de agua para consumo humano y de animales, como para el riego de las explotaciones agropecuarias”, dijo el legislador.

La Cuenca Limay-Neuquen-Negro es la más importante de la Patagonia y la segunda cuenca hídrica del país después de la del Plata y recibe el impacto de gran cantidad de personas que viven en conglomerados urbanos ribereños. Los legisladores del Frente Progresista destacaron que “miles de habitantes viven de sus aguas y desarrollan algunas de las principales actividades económicas del país y la región, por ello la necesidad de preservar esta cuenca se basa no sólo en cuestiones estrictamente ambientales sino además económicas y sociales, puesto que de su calidad dependerá cada vez más la vida que se desarrolla en sus márgenes”.

Finalmente insistieron que “los Estados provinciales y municipales ribereños deben adoptar medidas inmediatas para el tratamiento de las aguas residuales en plantas adecuadas, para que los efluentes sean lo más inocuos posible, ya que muchas veces los líquidos cloacales sin tratamiento apropiado son volcados directamente por no contar con infraestructura, por incapacidad de las plantas de tratamiento, por roturas o por saturación de las mismas, situación que se repite a lo largo de muchos municipios de la región. Por ello la necesidad de desarrollar normativas jurídicas que prioricen la restauración de estos cursos de agua mitigando los efectos negativos que la contaminación hídrica tiene sobre la salud de la población y el equilibrio socio ambiental”.