“Piden soluciones y cuando llegan las rechazan por orden de su Jefe político”

“No llama en lo más mínimo la atención que una buena parte de los legisladores del FpV traten de justificar el accionar de los concejales de su partido, que en Viedma rechazaron la utilización de fondos del Plan Castello para la repavimentación de la ciudad”.

Compartir en Whatsapp

Sin ir más lejos, son los mismos legisladores que en su momento se opusieron a este magnífico plan de obra pública provincial, único en su tipo, propuesto por el Gobierno de Alberto Weretilneck.

En ese momento, su preocupación por la política chiquita les impidió poner por encima de sus intenciones mezquinas el bienestar de la sociedad, que va mucho más allá de las obras en sí, sino todo lo que significan: posibilidad de desarrollo productivo, mejora del medio ambiente, saneamiento de los ríos, generación eléctrica para la industria y, sobre todo, generación de empleo en momentos que todos sabemos que no son lo más sencillos.

Son los mismos legisladores que ante las Cámaras se rasgan las vestiduras hablando de la sanidad de los ríos y el medioambiente, pero que se negaron a acompañar al Plan Castello que financia los planes directores de cloacas en las principales ciudades de nuestra provincia. Como siempre, una cosa es el discurso político y otra el verdadero compromiso con la gente.

Lo más loco de todo esto es que los mismos legisladores y concejales, que con su voto negativo rechazan la posibilidad de desarrollo y empleo para los rionegrinos, sostienen impunemente que el Gobierno y el Gobernador generan violencia. No se dan cuenta que violencia es negarle a un trabajador poder llevar el pan a su casa, violencia es impedirle a un pequeño productor tener energía eléctrica para generar sus productos, violencia es no permitir las acciones de saneamiento de nuestros ríos, evitando que sigan recibiendo líquidos cloacales.

Piden políticas de desarrollo de parte del Gobierno, pero cuando tienen la posibilidad de acompañarlas, deciden mirar para otro lado porque su jefe político así lo manda.

Está bien, que ellos sigan haciéndolo. Mientras tanto, nosotros seguiremos gobernando para todos los rionegrinos, sin distinciones políticas o regionales. Eso es lo que nos hace tan diferentes.