En vivo en El Rayo 95.9

Piden 14 años de prisión para un hombre que le pegó un tiro a su pareja

El Fiscal de Cámara Hernán Trejo solicitó la pena de 14 años de prisión para Mauricio Figueroa, por considerarlo autor de la tentativa de homicidio de su pareja, agravada por darse en un contexto de violencia de género, y de la portación de armas de fuego de guerra.

Compartir en Whatsapp

El hecho ocurrió en la madrugada del 5 de agosto de 2015, en la toma del Barrio Inalauquen. La Defensa, representada por Pedro Vega, abonó la teoría del accidente y pidió que el imputado sea liberado.

La sentencia se conocerá el 17 de marzo próximo y estará a cargo del Tribunal presidido por el juez Marcelo Chironi junto a los vocales Ariel Gallinger y Guillermo Bustamante.

En su alegato, Trejo fundamentó la pena solicitada acreditando que el imputado fue autor de dos delitos: la portación ilegal y uso de arma de fuego de guerra y la tentativa de homicidio. Respecto de la primera, destacó que la prueba fue contundente a partir de las fotografías extraidas del celular del imputado, en las que se lo ve sosteniendo armas dando muestras de su habilidad para manipularlas. El arma homicida, que no estaba registrada y no tenía autorización para portar, fue secuestrada en su vivienda en el allanamiento posterior al hecho.

Seguidamente, el Fiscal de Cámara se extendió en la descripción del contexto de violencia de género y los fundamentos científicos que explican la actitud de la víctima, que en el debate había expresado que el hecho fue producto de un accidente.

En este sentido destacó que, según el informe balístico, ese tipo de arma no puede dispararse accidentalmente y, en cambio, es necesario que esté preparada y que sea gatillada de forma intencional. Además negó la posibilidad de que el disparo se haya efectuado producto de un golpe.

Luego de explicar con argumentos científicos cuáles son las razones por las que ella buscó justificarlo a lo largo de su testimonio y que dan cuenta del contexto de violencia de pareja, relacionó el mismo (al que sumó el de familiares de la víctima, entre otros testigos) con los diversos informes que constan en la causa. Así, hizo referencia al realizado por el Gabinete de Criminalística que desestima las hipótesis de accidente, la de suicidio y sostiene la tentativa de homicidio apoyando la teoría del psicólogo del Cuerpo Médico Forense de que la joven es una víctima crónica de violencia de género.

Constan en aquel documento las tres premisas y explica cada una de ellas, concluyendo que no fue un accidente no sólo por las características del arma que menciona el informe balístico, sino además por la poca distancia existente entre el autor y la víctima y la trayectoria de la bala, que ingresó de arriba hacia abajo y de izquierda a derecha, por sobre la línea de la cabeza de la mujer; es decir “la apuntaba desde arriba”. A través de ello descarta también la hipótesis del intento de suicidio.

“Finalmente en cuanto a la posibilidad de la tentativa de homicidio – destaca el Fiscal- el perito relaciona objetivamente todos los argumentos anteriores con la existencia de una discusión, la posición de ambas personas, el recorrido del proyectil, la herida producida y los antecedentes de violencia que sufre Ana, todo lo cual lo llevan a fundamentar que esta es la hipótesis que se cumple”.

¿Qué argumentó la defensa?
El Defensor Pedro Vega destacó en el inicio de su alegato que no existió en el debate ningún elemento que acredite el “dolo homicida”, es decir, la intención de matar. En relación a esto hizo referencia a las diversas declaraciones testimoniales, en especial a la de la propia víctima.

Expresó que su declaración concordó con la dinámica de los hechos y “no tuvo fisuras”, cuando contó que ella encontró un arma y que, al querer – su pareja- quitársela, se disparó.
Además destaca los dichos del primer policía que llegó al lugar, quien dijo que el imputado le hizo señas para que encuentre la casa con mayor facilidad.

“Si Figueroa hubiese querido matarla, después del primer disparo hubiera efectuado otro. No hubiese salido a buscar ayuda y, aunque podría haber huido, no lo hizo. Quería estar con su mujer, mostró actitud colaborativa, ayudó a encontrar el arma y pedía constantemente disculpas”, expresó, haciendo referencia a los dichos del médico que atendió a la joven.

Todo ésto fue sostenido por la perito psicóloga quien, al atestiguar en el debate, dijo que el joven no intentó simular mostrándose, en cambio, tal cual era, preocupado y angustiado por la salud de su pareja. Consta en este informe que, según Figueroa, el hecho fue un accidente en el marco de una discusión y bajo el consumo de sustancias y que el arma ‘se disparó’.

A través de la descripción de los testimonios e informes incorporados en la causa, concluyó diciendo que, aún los distintos argumentos que intentaron demostrar una historia de violencia de pareja, ésto no pudo probarse con la contundencia necesaria en esta etapa.

Respecto del delito de portación de armas, también imputado a Figueroa, destacó la diferencia entre portación y simple tenencia, ya que la primera implica el traslado de la misma en condiciones de ser utilizada, sin la debida autorización legal. “Esto no sucedió en este causa. En el momento en que Figueroa sostiene el arma, fue para evitar un accidente que en este caso no pudo evitar”.

“Como conclusión entiendo que no pudo acreditarse el homicidio en grado de tentativa agravado. Podría hablarse de lesiones graves sin dolo, ya que no hubo intención de lesionar, al contrario, las lesiones son culposas. Por todo ésto, y teniendo en cuenta la carencia de antecedentes de mi defendido, sus condiciones personales y de educación, entiendo que debe aplicarse la pena mínima prevista para tales delitos”. Además instó Vega por la inmediata liberación del imputado en virtud del tiempo que lleva privado de su libertad.

Falso testimonio
La última jornada de debate inició con el testimonio de un testigo que solicitó declarar en soledad, argumentando que había recibido amenazas por parte de la familia del imputado. El hombre, vecino de la pareja, refirió hoy que la noche del hecho sólo escuchó un disparo que lo sobresaltó. Ante la insistencia, tanto del Fiscal como del Presidente del Tribunal, repitió ese argumento, absolutamente opuesto al que había declarado en el marco de la investigación (en sede policial) en la que habló de una situación de violencia previa al disparo, que hoy dijo no recordar.

Por tal motivo el Fiscal de Cámara solicitó que se inicie contra él una causa por falso testimonio.