Para construir la nueva Planta de Líquidos Cloacales se presentaron cuatro empresas

La nueva planta se trasladará a nueve kilómetros de la ciudad en la zona de “La Cuchilla” y permitirá el vuelco cero de residuos cloacales al río Negro.

Compartir en Whatsapp

Durante el acto, el gobernador Alberto Weretilneck aseguró que “después de esta obra, nunca más se va a dudar si el Estado protege o no el río y el medio ambiente”.

Para la realización de los trabajos la empresa Decavial presupuestó $406.57.263; mientras que Ecosur Bahía lo hizo por $431.366.360. En tanto, la UTE Oriente/Eca SA hizo lo propio por $407.901.390 y la firma Sylpa presentó una oferta original de $376.548.061 y una alternativa por $348.306.957.

Acompañaron al Mandatario, el vicegobernador, Pedro Pesatti y el intendente de Viedma, José Luis Foulkes, el superintendente del DPA, Fernando Curetti y el presidente de Aguas Rionegrinas, Roger García.

Durante el acto de apertura, Weretilneck destacó “la decisión oportuna, estratégica e importante que tomó el Gobierno de diseñar el Plan Gobernador Castello” y recordó que mañana se cumple un nuevo aniversario de la creación institucional de la provincia: “Que mejor manera de homenajear la historia y al primer Gobernador de la Provincia con este plan”.

Remarcó la “decisión de identificar las obras que la provincia necesitaba desde el punto de vista del desarrollo productivo, económico y de la cuestión ambiental”.

El Mandatario agradeció a los legisladores que votaron y a los intendentes que acompañaron la Ley, y pidió no olvidarse de quienes “no quisieron esta Ley, porque esos están diciendo que no a esta obra”.

“Nunca los pueblos deben olvidarse de aquellos que boicotean los grandes desarrollos, porque en sus actos hacen lo contrario a lo que después dicen”, expresó.

En cuanto a la obra del Plan Director de Cloacas para Viedma, remarcó que “con el amor, el aprecio y el valor que los viedmenses y los rionegrinos le damos a nuestro río, esta es una obra muy importante, que marca un antes y un después”.

Aseguró que luego de esta obra “nada va a ser igual en Viedma, porque nunca más se va a dudar si el Estado protege o no protege el río, o si protege o no al medio ambiente”.

Además, el Gobernador resaltó la tarea de los trabajadores del saneamiento, agrupados en el gremio SITSA, que “garantizan el agua y las cloacas a los rionegrinos en los más de 203.000 km2 que tiene la provincia” y destacó también la labor de los obreros de la construcción que “acompañan y tienen mucho que ver con el éxito futuro de esta obra”.

Participaron del acto los ministros de Obras y Servicios Públicos, Carlos Valeri y de Gobierno, Luis Di Giácomo; el secretario general, Nelson Cides; los legisladores Facundo López, Graciela Valdebenito y Marcelino Jerez; dirigentes de los gremios SITSA y UOCRA, entre otras autoridades provinciales y municipales.

Detalles de la obra

Durante el acto, Curetti ofreció detalles del proyecto y destacó que “el objetivo central es proteger el río”.

El titular del DPA explicó que el actual sistema “es de la década del 50, con una planta depuradora que funciona desde 1988 y fue prevista en su diseño original para ser duplicada en ese lugar, pero hoy quedó dentro de la zona de crecimiento urbano proyectado”.

Explicó que este nuevo Plan Director proyecta una nueva planta de efluentes de vuelco cero, para cubrir las necesidades de unos 75.000 habitantes en los próximos 20 años.

“La nueva planta cubrirá un área de 100 hectáreas, contra las 14 de la actual. Esto significa mayor capacidad para absorber usuarios y se elimina la asistencia mecánica para la aireación”, explicó.

Además, se prevé el reúso del efluente cloacal tratado para riego, destinado a la producción de pasturas y forrajes (alfalfa, agropiro y festuca), forestales (sauces y álamos), cultivos industriales, frutales y plantas ornametales.

La obra cuenta con una inversión que supera los $376.800.000 provenientes del Plan Castello y los trabajos contemplan un plazo de ejecución de 24 meses. Unos $ 160.000.000 (42% del monto total) se destinarán solamente a la construcción de la nueva planta depuradora.