“No podemos avalar la destrucción de derechos laborales. Sabemos lo que se viene”

En la sesión legislativa de Río Negro del pasado 29 de noviembre, desde el Bloque Nacional y Popular, Mario Ernesto Sabbatella comenzó explicando que “no es mi condición natural estar en contra de todo, pero esta gestión PRO vino con lluvia de pálidas, malas noticias, destrucción de derechos y con una intención perversa de irle sacando la esperanza al pueblo, no vaya a ser que tengamos un pueblo feliz que crea en el futuro. No me gusta lo que está pasando. Y lo digo porque soy optimista, porque todavía creo que podemos hacer algo por la gente”.

Compartir en Whatsapp

En su discurso se dirige primero a otros legisladores en el recinto, al expresar que “No podemos avalar la destrucción de derechos laborales. Sabemos lo que se viene. Sabemos que la flexibilización laboral es una trampa para el futuro de los argentinos. Sabemos que esta modificación a la ley ART permitirá agilizar el trato indigno del laburante. Votar esta ley es darse la mano con las mafias que quieren rematar los recursos argentinos, instalar empresas extranjeras para que se lleven todos los beneficios y además ofrecer a los ciudadanos argentinos como mano de obra barata”.

En su discurso arremetió contra el marketing perverso que se aplica desde el gobierno nacional impidiendo que el ciudadano en general comprenda el contexto y las decisiones: “los slogans mediáticos pueden confundir a un lector distraído que no sabe cómo se maneja la política de gobierno, pero a nosotros que estamos en la actividad política, no nos debería confundir: Sabemos my bien que cuando el Gobierno Nacional pone como excusa para esta reforma de la Ley ART eso de las “Mafias de los Juicios Laborales”, está dando una vuelta de rosca perversa”.

Ya en entrevistas previas a la sesión legislativa, Mario Sabbatella había expuesto sus conclusiones respecto de que “si el gobierno quisiera combatir a las mafias de los juicios, debería atacar a los abogados, peritos y jueces que – quiero aclarar que no son todos, si no algunos – que usan los recovecos de la ley para ampliar la corrupción. Los jueces deben cumplir con su función y sobre todo con la ley, y los abogados, peritos y todos aquellos que hacen de los juicios laborales un indebido negocio deben ser sancionados por que se enriquecen usando al trabajador como fusible”.

Al respecto, el diputado provincial explicó que la provincia de Río Negro no muestra en sus estadísticas una actividad preocupante alrededor de las llamadas “mafias de juicios laborales”, en cambio sí brindó la información de que tan solo catorce (14) estudios de abogados laboralistas de BsAs concentrarían el 50% de los juicios laborales de todo el país. “Está muy claro dónde hay que apuntar si se quisiera resolver el problema de las mafias de los juicios laborales.” Concluyó.

Dentro de la argumentación de Sabbatella, la solución al problema expuesto desde Nación no sería ir contra de los derechos del trabajador, sino ejercer más control y sanciones sobre los cuerpos legales que se abusan de la situación, y pone un ejemplo “A ver, si un juego de mesa no tiene bien puestas las reglas, ¿qué hacemos?, tiramos al tacho de basura las fichas del juego, o revisamos el manual para corregirlo? Bueno, esta gestión se la viene agarrando con las fichas, y al corregir el manual, hace todo al revés: le pone más restricciones a las fichas y aumenta la libertad al árbitro. Así no hay juego que aguante”.

Sintetizando las críticas más contundentes del legislador rionegrino hacia la Ley ART que ya tiene su aprobación por mayoría, hay dos puntos clave:

Primero.

“Quieren re instalar un sistema que la Corte Suprema y todos los tribunales provinciales desde hace más de 20 años vienen diciendo que es inconstitucional, ya que el trabajador no podría ir directamente a la justicia frente a un litigio, sino que debe pasar antes por esta Comisión Médica para que esa comisión determine el carácter profesional de su enfermedad o contingencia, o determine su incapacidad y como consecuencia las correspondientes prestaciones dinerarias – indemnizaciones – previstas en la Ley de Riesgos del Trabajo”.

Segundo.

“Lo que busca el Gobierno es que las resoluciones de las comisiones médicas tengan carácter de ´cosa juzgada´ en forma similar a lo que ocurre con los acuerdos entre empleadores y trabajadores homologados por la Secretaria de Trabajo, irreversible en un procedimiento judicial posterior. Así se entorpece la llegada a la justicia por parte de los trabajadores, obligando a realizar este paso previo, paso cuya conclusión, en la mayoría de las veces, es de carácter definitivo. ¿Por qué es grave esto? Porque esa Comisión Médica no es imparcial, sino que es parte del entramado de las ART que se sustentan gracias al dinero a los empleadores. A su vez estas Comisiones Médicas históricamente han determinado grados de incapacidad inferiores a los reales (por debajo a los fijados judicialmente a través de peritos médicos) lo que implicará que la indemnización que reciba el trabajador sea, como consecuencia lógica, más baja que las que le correspondería con la modalidad actualmente vigente.”