Los productores frutícolas recibirán créditos por $132 millones para ganar competitividad

Los productores frutihortícolas de Río Negro recibirán un apoyo crediticio por $ 132 millones para financiar labores estacionales y mejorar las prácticas que les aseguren mayor productividad y competitividad, con recursos originados en el Estado nacional y en el Consejo Federal de Inversiones (CFI).

Compartir en Whatsapp

El gobierno nacional anunció que de los $ 540 millones en créditos para afrontar la crisis frutícola rionegrina, en una primera etapa y mediante la Fundación Barrera Zoofitosanitaria Patagónica (Funbapa) se dispondrán $ 100 millones a tasa cero con 12 meses de gracia destinados a la poda de la actual temporada, informaron hoy fuentes de la federación de productores frutícolas rionegrinos.

Al mismo tiempo, el gobierno de Río Negro, mediante el apoyo del Consejo Federal de Inversiones (CFI), dispondrá de otros $ 32 millones en créditos con tasa de interés porcentual subsidiada, “con el objetivo de mejorar las prácticas del sector frutícola”, según informaron hoy fuentes oficiales.

“Tenemos que terminar con el tema de los subsidios y comenzar con los créditos, para que desde el gobierno se pueda garantizar un buen precio para la fruta”, declaró Hugo Galeano, presidente de la Cámara Frutícola de Villa Regina, General Godoy, Chichinales y Valle Azul.

“Ellos también se van a tener que empezar a preocupar para que la fruta empiece a valer”, agregó Galeano. El organismo encargado de recolectar toda la documentación necesaria para el acceso a los créditos será el Funbapa, que dispondrá de las planillas correspondientes “el jueves o viernes de esta semana”, indicó.

Los créditos se distribuirán entre los productores “según la cantidad de hectáreas que tengan en producción”. Cada productor recibirá $15.000 “por hectárea en dos cuotas para llevar adelante las tareas de poda”.

Los beneficiarios fueron divididos en tres grupos: “los que tienen hasta 50 hectáreas se les financiará hasta 30 hectáreas de la poda; los que poseen entre 50 y 100 hectáreas se les financiará hasta 25 hectáreas; y para los que tienen más de 100 hectáreas en producción el crédito será sólo para financiar 20 hectáreas”.

Galeano señaló que en la reunión mantenida con el gobierno nacional “nos aseguraron que a los productores que figuran en el Veraz, o tienen las cuentas bancarias comprometidas, se les garantizará el dinero para que el banco no se quede con esos montos”.

También explicó que según los estudios realizados, “si existe algún inconveniente como la helada, o el granizo, el gobierno volverá a refinanciar ese crédito a tasa cero y desde el Funbapa se realizará un seguimiento de la poda, para controlar si se hizo o no se hizo”.

El lanzamiento del crédito concedido con recursos del CFI “es por dos meses para el sector frutícola con un fin determinado. No son líneas de reconversión, sino que sirven para mejorar la que ya tenemos”, explicó a Télam el recientemente designado secretario de Fruticultura rionegrino, Carlos Banacloy.

Este funcionario indicó que “los créditos que están disponibles son de $ 5 millones para incorporar mallas antigranizo; $ 5 millones para el sistema de protección contra heladas; otros $ 5 millones para la adquisición de implementos agrícolas y la línea maquinarias cuenta con un financiamiento total de $ 17 millones”.

En ese último punto, se detalló que “se va a financiar la adquisición de la maquinaria seleccionada por el productor, con una tasa de interés 14% anual, plazo de 60 cuotas, con pago semestral o trimestral de capital, más cánones mensuales de interés”.

Mallas antigranizo

Mientras, el programa de instalación de mallas antigranizo estipula un monto a financiar de hasta $ 832.000 por destinatario, lo que equivale a unas 4 hectáreas, y un plan de 48 cuotas con un año de gracia.

El financiamiento de sistemas contra heladas será de hasta $ 400.000, con una tasa de interés del 11% anual y a un plazo de 24 cuotas mensuales.

El financiamiento para la adquisición de implementos agrícolas dispone de un monto de hasta $150.000 por productor, con una tasa de interés del 15% anual, y un plazo de 36 cuotas a partir de la entrega de la maquinaria adquirida.

“Estas son algunas herramientas necesarias para impulsar la competitividad del sector frutícola”, señaló Banacloy, y destacó que la instrumentación crediticia fue posible “a partir de un esfuerzo muy grande que hace el gobierno subsidiando las tasa porcentuales de interés”.

Afirmó que “hay una necesidad en Río Negro de dar un vuelco respecto de lo que hoy se ve a nivel mundial”, ya que “estamos con muchos años de atraso y entendemos que nos alejamos de la senda por donde va el mundo frutícola”.

La caída del precio del petróleo a nivel internacional, desde los máximos históricos cercanos a U$S 100 por barril, hasta los actuales promedios en torno a los US$ 50 por barril, hizo que Rusia dejara de ser el comprador regular de frutas rionegrinas y eso hizo perder valor a las dos últimas cosechas y sumió al sector ante una crisis de la que aún no se reponen porque la producción no logra integrarse plenamente a procesos de industrialización que le aporten valor o le permitan llegar a otros mercados.