Los gremio rechazan la inclusión del representante policial de la manera que quiere el Gobierno

Los representantes de los sindicatos integrantes del consejo asesor del I.Pro.S.S. manifiestan su más profundo rechazo a la iniciativa legislativa que pretende incluir un representante gubernamental del sector policial a la junta de administración de la obra social.

Compartir en Whatsapp

Para los gremios el único objetivo obtener mayorías automáticas para implementar el eventual plan de ajuste contra los trabajadores en la misma.

. No llama poderosamente la atención que las autoridades legislativas, no convocaran formalmente a los representantes de los trabajadores y entre gallos y medianoche modifiquen la representación de las autoridades, en vez de preocuparse por lo que lealmente importa, la salud de los afiliados, el evidente deterioro de nuestra obra social y el destino incierto de los fondos de los trabajadores.

Los gremios dicen, “que no solo se esta incumpliendo la ley que fue aprobado con consenso en el año. 2007, en donde el argumento principal fue la representación democrática de las organizaciones sindicales como representantes de los trabajadores que son los verdaderos dueños de la obra social, sino que se impondría un vocal elegido por el jefe de la policía, que indefectiblemente será funcional al gobierno.

Los trabajadores, reivindicamos el funcionamiento del consejo asesor, donde mas allá de pertenecer a diferentes sectores hemos llegado a acuerdos que permitieron trasladar la palabras de los trabajadores y trabajadores a la junta de administración. En ese sentido, reclamamos fuertemente que de haber una modificación, son los trabajadores los que deben debatir cuales son los cambios, y en todo caso deberían tener la representación todos los sindicatos que la componen tanto así como compañeros representantes del sector pasivo. Finalizando, no nos cabe duda, que esta acción concreta, con nula participación de los trabajadores y sus representantes, tiene además como objetivo desconocer la democracia de la institución, como así también generar el espacio para modificaciones contraria a los intereses de los afiliados.