Los concejales del FpV “se olvidan que De Vido nunca mandó los fondos para terminar las viviendas”

De esa manera cuestionó la concejal de la Unión Cívica Radical en Viedma, Genoveva Molinari, a la actitud de los concejales del Frente para la Victoria, que “insisten en prorrogar por un año el pago de las casas del Plan Techo Digno, que se ejecuta en el barrio 22 de Abril y en otros barrios de la ciudad”.

Compartir en Whatsapp

En consonancia con los anuncios ya realizados por el intendente de la ciudad José Luis Foulkes, Molinari recordó que el periodo de gracia para los vecinos que recibieron sus casas sin servicios está garantizado, y que las inversiones realizadas para mejor sus viviendas serán descontadas del valor final del inmueble.

“Parece que la concejal Cullumilla se olvida que el gobierno nacional y popular, y su súper-ministro Julio De Vido, ahora preso por defraudación al Estado, nunca mandó los fondos para poder realizar las obras de infraestructura de servicios, y poder entregar así las viviendas en condiciones a sus justos adjudicatarios”, dijo Molinari.

Más adelante, manifestó que “muy a pesar que nunca llegaron los fondos en los tiempos en los que debían llegar, el Municipio no se quedó de brazos cruzados y salió en busca de esos fondos para poder terminar las casas”.

“Afortunadamente, los fondos están y las obras se están ejecutando, no en los tiempos deseados, pero en muy poco tiempo los vecinos del barrio 22 de Abril, y los beneficiarios de las 72 Viviendas, tendrán todos los servicios, para poder disfrutar de una casa con la infraestructura básica disponible”, agregó Molinari.

“Se contradicen los concejales del Frente para la Victoria, que en oportunidad de aprobar la ordenanza que regula la entrega de viviendas y lotes, solicitan el uso del recupero de las casas para disponer de mayor cantidad de suelo urbano con disposición de servicios”, remarcó.

Por último, expresó: “Esto será posible con el cobro de la cuotas, que recién se empezarán a realizar en el mes de marzo, con montos acordes a lo que cada vecino esté en condiciones de pagar, y con la garantía expresa que las inversiones realizadas por cada particular se descontarán del valor final de las viviendas”.