Las viviendas entregadas por el Municipio aún no tienen los servicios básicos y Rousiot pide que se postergue el pago de las cuotas

La presidenta del bloque de concejales del FPV, Evelyn Rousiot, presentó un proyecto para suspender por un máximo de 12 meses el cobro de las cuotas que deben pagar los adjudicatarios de las viviendas enmarcadas dentro del programa Techo Digno, en virtud que aún no cuentan con los servicios básicos habilitados lo que genera gastos extras a las familias.

Compartir en Whatsapp

Concejal del FPV, Evelyn Rousiot.

Desde el mes de noviembre del año 2016, las familias adjudicatarias del barrio 22 de Abril, suscribieron un acta de Adjudicación de Vivienda en donde se establecía que el cobro de las cuotas podía efectuarse como plazo máximo dentro de los seis meses computados desde la firma de la misma.

“Evidentemente el municipio creyó que para el mes de mayo del corriente año ya estarían solucionados los problemas que se le ocasionaron a los vecinos del barrio 22 de abril en el momento de la entrega sin los servicios básicos. Muy por el contrario, existen aún 128 viviendas habitadas por 128 familias viedmenses que deberán pasar su segundo invierno sin gas, y aún ninguna de las 222 viviendas del barrio cuenta con cloacas.” indicó la autora del proyecto.

Con la sanción de la ordenanza se busca garantizarles a los vecinos que no se cobrará la cuota en la fecha que establece el acta de adjudicación, y además, que se utilizará este plazo de 12 meses para ejecutar las garantías de obra. Esto último porque las viviendas entregadas tienen graves problemas de filtraciones, roturas en las veredas, e inconvenientes varios que no son propios del uso sino que eran preexistentes al momento de la entrega.

“Los vecinos tienen derecho a que se les entregué una vivienda en óptimas condiciones porque es lo que pagarán y es un deber del gobierno cuidar que lo que se pago con fondos públicos sea lo q se contrató en primera instancia y no menos” manifestó Rousiot.

“Se debe garantizar que las empresas constructoras entreguen las viviendas en el estado que corresponde, que se arbitren los medios necesarios para adaptar las viviendas entregadas en cumplimiento del cupo de discapacidad y que se comience a cobrar la cuota correspondiente de acuerdo a las posibilidades de cada familia solo cuando las casas tengan todos los servicios, tal como se hace en cualquier barrio de viviendas.”, concluyó la edil.