La provincia está adherida al Programa Reducción de Pérdida y Desperdicio de Alimentos

Con firma de la correspondiente carta de adhesión, por parte del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca, Río Negro se constituyó en la primera provincia argentina en unirse al Programa Nacional de Reducción de Pérdida y Desperdicio de Alimentos

Compartir en Whatsapp

La iniciativa, pretende coordinar, proponer e implementar políticas públicas, en consenso y con la participación de representantes del sector público y privado, sociedad civil, organismos internacionales, entre otros, que atiendan las causas y los efectos de la pérdida y el desperdicio de alimentos.

Mediante esta adhesión, el Gobierno Provincial reconoce “el valor social y cultural que poseen los alimentos, con total convicción que reducir su despilfarro es un compromiso que todos debemos asumir como sociedad para colaborar con la seguridad alimentaria y el cuidado del ambiente; y entendiendo que el cambio individual lleva a un cambio colectivo”.

Además, considera la reducción de las pérdidas y desperdicios, “como una oportunidad para agregar valor y ser más competitivo, considerando el rol fundamental de la industria de alimentos y bebidas en la República Argentina”.

El mencionado Programa se encuentra estructurado en tres ejes. Uno de ellos plantea alianzas con diferentes contrapartes y proveedores, que puedan contribuir a la reducción de pérdidas y desperdicios de alimentos, y también circuitos de donación de alimentos a organizaciones de la sociedad civil, debidamente inscriptas, que puedan asegurar la correcta manipulación y utilización de los alimentos recibidos.

Otro de los puntos establece la realización de Estudios de diagnóstico de pérdida y desperdicio de alimentos, suministro de información sobre trabajos de investigación y diagnóstico sobre la temática en el sector, o bien que desarrollen proyectos destinados a reducir la pérdida y el desperdicio de alimentos, ya sea de manera directa o indirecta, tales como: reducir, recuperar, reciclar y reutilizar.

También prevé circuitos cortos de compra y comercialización; estándares estéticos de calidad flexibles o diferenciados según precio; aprovechamiento de frutas y hortalizas que no alcanzan los estándares estéticos para su comercialización en fresco; tecnologías para alargar la vida útil; reutilización de subproductos y desechos; y compostaje.

El tercer eje, Información y Comunicación, incluye la réplica de la campaña “Valoremos los Alimentos” y la inclusión de la temática de reducción de pérdida y desperdicio de alimentos en las capacitaciones dirigidas al personal.