La liberación de naftas, para la CTA genera nuevo impulso inflacionario y modifica el contexto de las paritarias

La medida anunciada por el Gobierno Nacional de liberar, sin ningún tipo de restricción, el precio de los combustibles, fue rápidamente rechazada y cuestionada por la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA) Autónoma por considerar que la misma generará un nuevo impulso inflacionario.

Compartir en Whatsapp

“Esta medida genera un aceleramiento de la inflación y cambia el escenario de las paritarias. Las patronales estatales y privadas deben tomar nota de esto”, adelantó el Secretario General de ATE y CTA Río Negro, Rodolfo Aguiar y enfatizó que “la inflación anual continúa hoy por encima del 24% y estas subas se trasladarán al costo de otros bienes. Esta apertura que permite que hasta se importe petróleo perjudica nuestros intereses como Nación. Las petroleras podrían anunciar nuevos recortes de gastos e inversiones. Un Gobierno que defiende el libre mercado, es un Gobierno que destruye lo poco que producimos y avala el saqueo de nuestras riquezas”.

Para la Central Sindical el hecho de liberar el mercado de las naftas y el gasoil produce una modificación en el contexto de las paritarias en curso y en las ya cerradas, si se considera que los nuevos incrementos se trasladarán de manera inmediata a otros bienes, productos y servicios comúnmente comprados o adquiridos por los trabajadores y los jubilados.

La CTA pidió a las patronales estatales y privadas que tomen nota de esta nueva realidad y que contemplen probables alzas en los precios de los combustibles superiores al 10% apenas pasadas las elecciones generales del 22 de octubre, debiendo analizarse la reapertura de las negociaciones salariales. La Central Obrera cree en la existencia de un acuerdo tácito con las petroleras para que las subas se produzcan con posterioridad al proceso electoral previsto en el mes entrante.

Los perjuicios sobre la mayoría de la ciudadanía serán importantes con esta decisión comunicada por el Ministro de Energía José Aranguren bajo la excusa de alinear los precios internos del petróleo y las naftas con los del mercado internacional.

Por último, la CTA considera gravísima semejante liberación del mercado, ya que no existirá límite o tope alguno para el traslado de los precios mundiales a los surtidores locales, ni tampoco una pauta que indique la frecuencia en la que se pueden producir los aumentos; generándose incluso la posibilidad que las refinerías importen petróleo si lo pueden conseguir en el exterior a un costo más bajo que en la Argentina, por lo cual las petroleras productoras en nuestro país podrían aplicar nuevos recortes de gastos e inversiones.