Inician actuaciones por presunto falso testimonio en el juicio por la desaparición de Solano

La primera testigo que prestó declaración este jueves en la audiencia de juicio oral por el “caso Solano” fue demorada por orden de la Fiscal del juicio, Teresa Giuffrida, y fue puesta a disposición de la Fiscalía de turno por la presunta comisión del delito de falso testimonio.

Compartir en Whatsapp

Luego de 90 minutos de declaración de la testigo, ante una serie de contradicciones y negativas señaladas por la Fiscalía y la parte querellante, la fiscal, en virtud de su deber de actuar de oficio ante la posible comisión de un delito de acción pública, dispuso que la mujer sea demorada y puesta a disposición del agente fiscal competente. Giuffrida también solicitó al Tribunal que lleva adelante el juicio que se le expida una copia fiel de la declaración para entregar al fiscal que deberá analizar el caso y definir las acciones a seguir en consecuencia.

El artículo 275 del Código Penal de la Nación sanciona con pena de prisión de 1 mes a 4 años al “testigo, perito o intérprete que afirmare una falsedad o negare o callare la verdad, en todo o en parte, en su deposición, informe, traducción o interpretación, hecha ante la autoridad competente”. Se trata de un “delito contra la Administración Pública” que prevé además otras circunstancias agravantes.

La parque querellante adhirió a lo dispuesto por la Fiscalía y el Tribunal ordenó entregar el acta documentada del testimonio para que la Fiscal pueda proceder de la manera adelantada.

En su declaración original la testigo -que ingresó al proceso en el año 2012 con protección de su identidad- había brindado precisiones referidas a -al menos- uno de los siete policías imputados en el proceso. Sin embargo en la audiencia de hoy la mujer negó reiteradamente algunos tramos del contenido de aquella declaración y aseguró no recordar otras tantas afirmaciones que están plasmadas en el acta del testimonio, que lleva su firma.

El juicio continuó con la declaración de otros 8 testigos.

En otro tramo, la querella requirió nuevamente la detención de un policía que fue mencionado por testigos que habría participado del retiro de Solano del local bailable y de diversas diligencias investigativas posteriores, y que está imputado en una de las llamadas causas “residuales”. El Tribunal resolvió al respecto que la querella debería volcar ese planteo en el expediente correspondiente y no ante esta Cámara Criminal, por carecer la misma de competencia para intervenir en aquel proceso.