“Fracasaron las auditorias en los hospitales, no se corrigieron abusos y se agravó la crisis del sistema”

Luego de pasadas varias semanas desde que el Ministerio de Salud de la Provincia de Río Negro, en cumplimiento del Decreto 58/17 emitido por el Poder Ejecutivo, decidiera instrumentar distintos controles sobre las guardias y horas extras que desarrollan los empleados, la Asociación Trabajadores del Estado (ATE) considera que fracasaron las auditorías en los hospitales, no se corrigieron los abusos y se agravó la crisis en el sistema público.

Compartir en Whatsapp

“Las auditorías en los hospitales fracasaron, al menos en los objetivos hechos públicos por el Gobierno, ya que no contribuyeron a corregir desvíos o terminar con irregularidades. Los que antes se robaban las horas extras y las guardias, las siguen robando ahora y los únicos afectados son quienes sí trabajan. Están pagando justos por pecadores”, cuestionó el Secretario General de ATE y CTA Río Negro, Rodolfo Aguiar.

“Las graves consecuencias de los deficientes controles dispuestos por el Ministerio, que han dejado a miles de rionegrinos sin servicios, sin cobertura médica y social, muestran que la verdadera finalidad del Gobierno era ajustar sin importar los derechos de la ciudadanía”, aclaró el dirigente sindical y demandó que “se debe aumentar los salarios y jerarquizar a todos los trabajadores de la Salud. Esta es la única manera de tener un Sistema Sanitario público que responda a las necesidades del pueblo”.

Los efectos reales del ajuste dispuesto por el Gobierno muestran que se está muy lejos de producir un reordenamiento del Recurso Humano o atacar las numerosas irregularidades denunciadas en relación a la percepción de los referidos conceptos salariales.

Por el contrario, el intento de producir un ajuste de magnitud en el Sistema Sanitario estatal generó consecuencias graves: se afectaron las políticas de prevención y promoción de la salud que se venían llevando adelante en Río Negro a partir de reducir al extremo las tareas de los Agentes Sanitarios, se redujeron servicios esenciales, varias ciudades quedaron sin atención de especialistas (pediatras, otorrinos, oftalmólogos, ginecólogos y cardiólogos, entre otros), no se realizan más tareas de vacunación en horario de tarde y en escuelas, cuestión que repercutirá prontamente en las guardias con distintos cuadros de enfermedades y la atención de los Consultorios Externos fue reducida a la mitad en promedio en toda la provincia.

En este momento miles de pacientes están sin cobertura y se encuentran, en condiciones de extrema pobreza, deambulando entre los hospitales de distintas ciudades sin lograr ser atendidos.

Para el Sindicato, mientras el Ministerio pone sus energías en achicar la cantidad de guardias y horas extras que desarrollan quienes cumplen de manera efectiva y eficiente con sus funciones, nada ha hecho todavía para quitar los privilegios a quienes perciben estos adicionales y ni siquiera asisten a los hospitales, siendo en la mayoría de los casos personas que responden a los intereses políticos del Gobierno en cada una de las localidades.

Por último, para ATE, el Gobierno Provincial se niega a responder las genuinas demandas de los trabajadores hospitalarios, como su jerarquización salarial, blanqueo de haberes, designación de más personal, reconocimiento de insalubridad, horario nocturno, jubilación anticipada y mejora integral de las condiciones laborales, y esa negativa acrecienta el deterioro de la Salud Pública rionegrina.