Ex alumnos del Balseiro cuestionan la aprobación de la ley que prohíbe la instalación de una Planta Nuclear

La Asociación de ex alumnos del Instituto Balseiro cuestionó la aprobación de la ley que prohibe la instalación de una planta nuclear en Río Negro sin un debate previo. Un ingeniero nuclear egresado en Bariloche desmitifica los temores a la energía nuclear.

Compartir en Whatsapp

Mariano Cantero,

La comunidad científica no fue escuchada antes de aprobar la ley que prohibe la central nuclear en Río Negro y los especialistas reclaman un debate serio en la materia.

La Asociación de ex alumnos del Instituto Balseiro manifestó su preocupación por la decisión de la Legislatura de Río Negro sin haber consultado la posición de los científicos y técnicos.

“Creemos que la decisión ha sido un poco apresurada porque no se ha dado la posibilidad de un debate profundo. Por un lado deberían haber consultado a expertos en esta área y después escuchar lo que la ciudadanía dice” sostuvo el ingeniero nuclear Mariano Cantero, vocal de la Asociación en diálogo con El Vespertino de Radio Seis de Bariloche.

El egresado del Instituto Balseiro destacó la experiencia que tiene Bariloche en la energía nuclear y “cómo puede convivir esto con una ciudad turística” generando “fuentes de trabajo y fuentes de progreso como el centro de radioterapia con el gran impacto que va a tener para la región”.

También valoró “el prestigio y la muestra de responsabilidad que han tenido todas las instituciones involucradas con esta temática” como la Comisión Nacional de Energía Atómica, el Instituto Balseiro y la empresa Invap.
Por eso, “sería importante que se dé un debate profundo, serio, donde se pueda explicar a la sociedad cuáles son los beneficios, cuales son los riesgos reales” dijo.

“Yo entiendo que hay necesidades y urgencias porque las elecciones son ahora pero hay que tener una responsabilidad muy grande cuando vamos a tocar las políticas del estado que son exitosas. Hay que ser muy respetuoso de los logros que hemos tenido” sugirió el ingeniero.

Desmitificando las creencias
Cantero hizo una autocrítica al reconocer que generalmente no se encuentra a disposición de la comunidad información clara y completa sobre la energía nuclear.

“Hay desconocimiento y nosotros como Asociación de ex alumnos hacemos un mea culpa porque tenemos que redoblar esfuerzos para poner a disposición los conocimientos” admite.

Cantero dijo que “la energía nuclear se asocia a armas, a los accidentes nucleares” y aclaró que “cualquier tecnología en manos de gente irresponsable es peligrosísima”.

El ingeniero puso como ejemplo que durante los últimos 40 años “no ha habido noticias de Atucha 1, Atucha 2 ó Embalse” porque “se trabaja muy seriamente para que esto funcione bien y así se ha demostrado”.

Para desmentir que puede haber contaminación por derrames, Cantero indicó que “cuando hablamos del combustible nuclear hablamos de un cilindro de un material similar al acero lleno de como si fueran pastillas de vidrio. No estamos hablando de líquidos que se derraman. Eso esta metido adentro de un reactor, y está refrigerado por agua en un circuito aislado de un segundo circuito, que está aislado de un tercer circuito que es el que recién entra en contacto con alguna fuente de refrigeración y esos combustibles, una vez que se consumen, se sacan del reactor y se guardan dentro de la misma central”.

Por ejemplo, en Atucha “tienen todos los combustibles en dos o tres galpones dentro de la misma central y hay un proceso por el cual se podrían reutilizar pero está prohibido, por eso se guardan. Está todo resguardado” aseguró.
También minimizó las posibilidades de que ocurra un incendio de la central porque “los reactores están refrigerados por agua, por lo que no hay posibilidad de que se prendan fuego”.

Además, si ocurriera otro accidente, “los reactores tienen un edificio de contención, que en el caso de Atucha es la semiesfera de acero de 5 cm cubierta con concreto. La presión adentro es menor que la atmosférica, por lo que si llegara a haber una pinchadura o algo, como la presión adentro es menor chupa aire pero nunca sale” explicó.
Consultado sobre el accidente nuclear en Fukushima, Cantero aclaró que fallaron 2 de los 52 reactores, “que eran los mas viejos y se estaban por sacar de funcionamiento”.

Según afirma, la autoridad fiscalizadora de Japón sugirió a la empresa privada dejar de utilizar esos dos reactores pero no lo hicieron y luego ocurrió el terremoto que desencadenó el accidente.

“Si yo tuviera que poner un título en el diario sobre Fukushima yo diría: Éxito en la seguridad nuclear` porque de los 52 reactores 50 no fallaron para nada” sostuvo.