El policía que salvó la vida de un niño de dos años, lucha por la de su hijo

El agente Brian Elgueta, corrió hasta la playa de estacionamiento del supermercado Chango Más, en el barrio de las 827 Viviendas, y allí encontró a una mujer que, desesperada, pedía ayuda para su pequeño hijo de dos años que estaba desvanecido en el suelo. Junto a una vecina que se acercó a colaborar, le introdujeron

Compartir en Whatsapp

El agente Brian Elgueta, corrió hasta la playa de estacionamiento del supermercado Chango Más, en el barrio de las 827 Viviendas, y allí encontró a una mujer que, desesperada, pedía ayuda para su pequeño hijo de dos años que estaba desvanecido en el suelo.

Brian,-en-una-de-sus-primeras-experiencias-de-navegación,-en-el-curso-de-policía

Brian Elgueta

Junto a una vecina que se acercó a colaborar, le introdujeron la mano en la boca, la retiraron la lengua, y de a poco el pequeño comenzó a oxigenar su cuerpo nuevamente. El primer llanto sirvió para llevar alivio a su afligida mamá quien comentó que en las horas previas el chiquito había sufrido un pico de fiebre y es probable que una convulsión haya derivado en la pérdida de conocimiento.

Brian tiene 21 años y está emocionado. Y no es para menos. No sólo por lo que le tocó vivir a este agente que vive en barrio Nuevo sino porque además junto a su compañera saben del sacrificio de sostener una vida. “Tenemos un bebé prematuro (de cinco meses) que está en Neonatología desde hace un mes. Salió re luchador, la está peleando”, contó este agente que presta servicios en la Unidad Regional II, de calle Tucumán y Córdoba.

Contó que se le cruzó todo por la cabeza, su pequeño Benicio Gabriel que está internado desde hace un mes en una encubadora del Sanatorio Juan XXIII, su familia y su lucha diaria. “En el momento que observé al chiquito en el suelo supe que tenía que estar tranquilo y aplicar los conocimientos que me habían dado mis instructores. Estaba morado y no podía respirar”, comentó el agente quien luego acompañó a la mamá del niño hasta la llegada de la ambulancia del hospital Francisco López Lima.

Para Elgueta, resultó fundamental la capacitación que recibió en la escuela de Policía. “Aprendimos primeros auxilios y en los cursos de natación también nos enseñaron las tareas de reanimación”, comentó el joven que, un poco más tranquilo, agradeció -vía mensaje de texto- a sus docentes.

El pequeño de dos años fue derivado al hospital Francisco López Lima tras ser estabilizado por este agente y la mujer que participó de las primeras tareas de reanimación. Según trascendió su estado de salud es bueno y ya se encuentra bajo tratamiento médico. Sufrió una convulsión después de haber padecido un cuadro de fiebre.

FUENTE: ANROCA