El partido del Weretilneck obtendría el primer lugar en las PASO según las consulturas

Juntos Somos Río Negro, obtendría el primer lugar en las PASO, de acuerdo a los diferentes sondeos realizados por las encuestadoras.

Compartir en Whatsapp

El gobernador Alberto Weretilnek se manifestó en el mismo sentido en declaraciones al programa “El Expreso Periodístico”, que se emite por radio Rivadavia Bariloche, a través de la 93.7.

A este respecto, el gobernador señaló: “Hemos notado que no va a ser la diferencia que sacamos para gobernador, porque es otra la lógica electoral, pero sí estamos unos cuantos puntos arriba. Lo que más entusiasma es que, después de muchos años, los rionegrinos podemos definir nuestro voto pensando en la provincia y no en lo que nos dicen desde Buenos Aires”.

Por su parte, otorgando un lugar preponderante a la gran cantidad de indecisos debido al desconocimiento acerca de quiénes son realmente los candidatos a los que el ciudadano rionegrino podrá votar, los encuestadores coinciden en otorgar una ventaja que rondaría los 4 puntos porcentuales a favor del partido provincial liderado por Alberto Weretilneck.

El hipotético triunfo se lograría a partir de la fuerte presencia territorial de intendentes aliados o propios y, fundamentalmente, porque la figura de Weretilneck sigue monopolizando los niveles de conocimiento y de preferencia dentro de la ciudadanía.

En esta línea, resaltó la importancia del resultado de estas elecciones previas a octubre: “Es como una carrera de autos. Esta sería la clasificación y no es lo mismo salir en la primera fila que salir en la última. Hoy los diputados rionegrinos son del FpV, que responden a Cristina Kirchner, o de Cambiemos, que responden a Macri. Tener un diputado de Juntos nos permite tener una voz en el Congreso que no habíamos tenido. Nos permite opinar y decidir cosas importantes en la vida de la nación y de la provincia”.

De acuerdo a los análisis realizados, los especialistas consideran que, a pesar del lógico desgaste que trae consigo la gestión diaria, el gobernador continúa siendo el gran indiscutible de la política provincial. Frente a él, se ubican los Soria, resistidos por el núcleo duro kirchnerista y cuyas virulentas formas de hacer política provocan rechazo en buena parte de los votantes y ferviente apoyo en otros; y, en tercer lugar, los integrantes de PRO y el radicalismo (van unidos en Cambiemos), que deben lidiar con la difícil tarea de representar a la figura de Mauricio Macri y su performance presidencial.

Durante la entrevista, Weretilnek resaltó que “el arte de la gobernabilidad entre una provincia y la nación está dado en la justa posición con respecto a los temas. Habrá algunos en los que estemos de acuerdo y otros en los que no. Esta es la posición que Fabián Gatti y Mónica Balseiro van a llevar adelante en el Congreso de la Nación cuando sean electos diputados nacionales”.

El gobernador también se refirió al posible impacto que el rechazo impulsado por varios sectores de la población en contra de la instalación de la planta nuclear pudiera tener en las elecciones. Expresó que “el impacto electoral puede tenerlo en Viedma. En el resto de la provincia, no es un tema que haya movilizado más allá de las personas que siempre están en ellos”.

En relación con esto, también expresó: “Me duele, porque habíamos pensado en esto como una posibilidad de trabajo para Viedma. Habíamos pensado en la planta como una manera de generar empleo y de garantizar a los jóvenes la posibilidad de acceder a él y no esperar ingresar como empleado público. ¿Qué sentido tiene luchar contra una comunidad si no la quiere? Por eso, abandonamos Viedma como una opción y veremos, con el correr de los días, cuál es el sitio definitivo para la instalación, que va a ser lo que pida la gente”.

También se hizo un tiempo para hablar del caso Lucas Muñoz. Al respecto, indicó que “es un tema difícil para la policía y toda la provincia”. Señaló que “el hecho de no tener ninguna postura clara por parte de la Fiscalía, o que el fiscal no tenga una orientación hacia dónde puedan estar los responsables, genera más angustia todavía. Hay que ponerse en el lugar de la familia, de no tener la posibilidad de contar con la certeza de quién fue y por qué”.

“No me lo tiraron a mí” fue la expresión utilizada por Weretilneck ante la consulta sobre la coincidencia de la aparición del cuerpo del policía justo en el momento en que él estaba en Bariloche. Esto, en el marco de una compleja y tensa investigación, signada por los dichos de la querella y el fiscal culpabilizando a su gobierno por el no esclarecimiento del caso.

“Nosotros dijimos que era muy rara la reacción de los altos mandos de la policía de Bariloche y que no se actuó durante los primeros días como se debería haber hecho. Todos los primeros avances en la investigación fueron producto de alto mando policial del gobierno de la provincia, con lo cual teníamos una hipótesis que merecía que se siga profundizando. Después, el juez apartó a la policía y quedó todo en manos del fiscal y de la querella”.

En relación con las elecciones del próximo domingo- y aceptando que las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias pueden tentar a más de uno a explorar alternativas poco habituales, como por ejemplo, expresiones de izquierda que, tradicionalmente, en las legislativas mejoran de manera sensible sus resultados-, se descuenta que la lucha electoral se planteará en los términos ya descriptos, sumando a la siempre atractiva figura de Magdalena Odarda opacada, en esta oportunidad, por sus múltiples y reiteradas postulaciones: “no puede ser siempre la única candidata para todo…” dicen.

Así las cosas, veremos si los augurios del propio Weretilneck, encuestadores profesionales y otros “aficionados” se cumplen, y el gobernador vuelve a ser el gran triunfador, incluso más allá de sus propios candidatos.

Desde ya, y por supuesto, los números no serán los de la pasada elección cuando accedió a la gobernación.

En JSRN, saben que este es el verdadero lanzamiento de la fuerza, y que el desafío ha sido y será, para las generales, escaparle a la gran polarización nacional. Sobre eso, han basado su estrategia de campaña.

Las urnas, como siempre y afortunadamente, tendrán la última palabra.

FUENTE: Diario El Cordillerano