“El modelo productivo del petróleo y el gas donde se utilizan tecnologías para el proceso de extracción con fractura hidráulica, se encuentra cuestionado”

“El necesario abastecimiento de petróleo y gas no puede hacerse a costa de una ruptura ambiental y una degradación de los bienes naturales propiedad de todos los rionegrinos”, afirmó el legislador del progresismo, Jorge Ocampos.

Compartir en Whatsapp

Jorge Ocampos

Durante el encuentro que mantuviera el Presidente del Bloque del Frente Progresista con el Ministro de Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, Sergio Bergman, el parlamentario planteó su oposición a la extracción hidrocarburífera mediante la técnica de fractura hidráulica o “fracking” en general, pero particularmente la realizada en los valles irrigados.

A profundizar en el tema, el legislador rionegrino expuso que “el modelo productivo del petróleo y el gas donde se utilizan tecnologías para el proceso de extracción con fractura hidráulica, se encuentra cuestionado por investigaciones muy serias de diversos países, basta ejemplificar que la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos aportó evidencias de la contaminación de aguas subterráneas asociada al Fracking” y agregó: “estudios de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos concluyen que el 85% de los pozos de agua analizados en los estados de Pensilvania y Nueva York contienen metano procedente de la explotación de gas no convencional”.

Explicó que “por razones como las citadas es que actualmente la prohibición o moratoria del fracking abarca numerosos estados, tanto de Estados Unidos como en Canadá, y diversos países y regiones de Europa tales como Francia, Bulgaria, Alemania, Holanda, Bélgica, Rumania, Polonia y Lituania, entre otros”.

“Por ello la actividad hidrocarburífera, al avanzar sobre nuestros valles irrigados como sucede actualmente, debe evaluarse también en contraposición y tensión con las actividades tradicionalmente estructurantes del desarrollo rionegrino, particularmente la fruticultura. Esto es así dado que el 85% de la producción argentina de manzana y el 75% de pera se concentran en el Alto Valle de Río Negro y Neuquén y en el Valle Medio de Río Negro, siendo Argentina el primer exportador mundial de peras”.

Ocampos sostuvo que agregado a toda la problemática económica, productiva y comercial actual merece comentarse que, en mercados como el brasilero, hasta hace poco gran importador de nuestras manzanas, estamos siendo desplazados por productos chilenos que promocionan su producción bajo el lema: “Consuma manzana chilena sin fracking”.

El legislador cipoleño comentó que “aproximadamente 2500 productores materializan hoy la producción frutícola de Río Negro y Neuquén inmersos en una crisis que parece no tener fin y que, paradójicamente, encontró ‘tierra fértil’ para el avance de la actividad hidrocarburífera sobre nuestros valles de regadío, algo así como desconectar el respirador asistido a un enfermo terminal”.

“Es necesario ponerle freno al avance del extractivismo que declaró al Alto Valle y al Valle Medio del río Negro como ‘zonas de sacrificio’, por ello, desde el Bloque del Frente Progresista reimpulsamos una iniciativa legal que prohíba en todos los valles irrigados e irrigables de la provincia de Río Negro el uso de la fractura hidráulica o fracking como técnica de exploración y explotación no convencional de hidrocarburos”, mencionó.

“Aún lo expuesto, queda claro que se entiende a la política energética como una política de Estado de primordial importancia para el desarrollo de un país, de una región o de una provincia. Sin dudas, es necesario delinearla y llevarla a cabo enmarcada en un proceso de desarrollo territorial estratégico que la contenga y potencie, pero enmarcada en un respeto irrestricto al medio ambiente y a las actividades productivas que históricamente han contribuido y contribuyen al entramando socio económico y cultural de nuestra sociedad” sostuvo el legislador y finalizó diciendo que “de no realizarse transformaciones estructurales y verdaderos replanteos a la cuestión productiva, se estará profundizando el modelo de exclusión y desigualdad”.