“El 2015 fue un año positivo, pero tenemos el compromiso de ser cada día mejores”

El gobernador de Río Negro, Alberto Weretilneck, saludó a toda la sociedad rionegrina al culminar el 2015 y deseando un próspero 2016 para todos los comprovincianos y los argentinos en general. Calificó al año que termina como “muy positivo”. En tal sentido, Weretilneck explicó que un año se mide desde lo individual y desde lo

Compartir en Whatsapp

El gobernador de Río Negro, Alberto Weretilneck, saludó a toda la sociedad rionegrina al culminar el 2015 y deseando un próspero 2016 para todos los comprovincianos y los argentinos en general. Calificó al año que termina como “muy positivo”.

Alberto Weretilneck

Alberto Weretilneck

En tal sentido, Weretilneck explicó que un año se mide desde lo individual y desde lo colectivo. “Desde lo individual, la verdad es que no me puedo quejar. El hecho de haber tenido el respaldo de la gente el 14 de junio, y haber tomado las decisiones acertadas en general que permiten que el Río Negro de hoy sea lo que es, es algo muy importante”.

“Es un año donde hemos logrado nuestros objetivos y nos sentimos muy a gusto en esta difícil tarea de gobernar”, sostuvo.

Por otra parte, el Gobernador sostuvo que “desde la Provincia también ha sido un año muy positivo a pesar de las dificultades que hay en la fruticultura y algunos sectores del turismo. No obstante, es un año que a la provincia no le ha ido mal. Se ha mantenido la mayoría de los puestos de empleo, no hemos sufrido grandes catástrofes climáticas, grandes hechos de violencia social y política, y hemos podido seguir concretando este proyecto de integración provincial. Entonces, ya sea desde lo individual o lo colectivo, viendo a Río Negro como una sola cosa, creo que ha sido un año muy positivo”.

En diálogo con Radio LU19, el gobernador rionegrino consideró que “tampoco hay que creer que con esto alcanza y hay que confiarse. Todo lo contrario. Hay que asumir nuevos desafíos, hacer más cosas. Debemos ser mejores, más eficientes y más rápidos, estando aún más presentes que lo que hoy estamos. Éste es el gran desafío del 2016”.

El Mandatario sostuvo además que “las cosas que han quedado pendientes son aquellas que demandan un tiempo que lleva más allá de un año. La construcción de los hospitales, los planes de viviendas, el mejoramiento de la atención en los nosocomios, seguir bajando los índices delictivos, generar nuevas políticas productivas alrededor de la ganadería, agricultura y horticultura. Creo que no hubo temas que no abordemos. Algunos los hemos resuelto más rápido y algunos los estamos resolviendo. Me parece que lo que no hay hoy en los rionegrinos es insatisfacción de tener un Estado ausente, la insatisfacción de no tener un horizonte promisorio, etc.”.

“Para graficarlo, podríamos decir que hoy todos saben que tenemos un Río Negro previsible. Una provincia que cuando nos levantamos a la mañana sabemos que es el mismo de ayer e inclusive un poco mejor, que trabaja para que todos estén un poco mejor. Estamos en una provincia que hoy nos da orgullo vivirla”.

Agregó que “también somos una Provincia financieramente previsible. No hemos dejado de pagar a los proveedores y prestadores, no dejó de pagar a sus empleados, y además acompaña a la producción y el turismo y hace numerosa obra pública”.

Por otra parte, el Mandatario rionegrino sostuvo que “ahora, después de un año de elecciones, el 2016 deber ser un año de nuevas concreciones. Nuestro gran objetivo y desafío es pensar la Provincia de los próximos 30 años. Definir qué necesita Río Negro para en 30 años haya trabajo, acceso a la tierra y vivienda y nuevas actividades económicas. El año próximo es el de la planificación, el de las ideas, del pensamiento para todas las regiones de la provincia”, remarcó.

Asimismo, remarcó que “este 2016 estaremos terminando el Hospital de Ingeniero Huergo, comenzando en febrero con la construcción del nuevo Hospital de Allen; en abril con el de Catriel; y el de Bariloche. Si se le suma todo lo referido a neonatología en General Roca y el equipamiento por más de $60.000.000, y la compra de 25 ambulancias, seguramente será un año destacado para el sistema de salud provincial”.

Weretilneck destacó que “tenemos para inaugurar en marzo unas ocho escuelas totalmente nuevas completas: primarias, secundarias, técnicas, lo cual es una gran satisfacción; tendremos para inaugurar cuatro hospitales gigantes; incorporaremos a la Policía todo lo que tiene que ver con tecnología de avanzada en identificación de huellas para las investigaciones. Todas las áreas de la provincia han recibido grandes inversiones”.

“No me gusta hablar de obras faraónicas, sino de aquellas que la gente necesita y valora. Y ésas son las que están en los barrios de las ciudades, en los pueblos o en las pequeñas comunidades. Por eso no debe haber una, dos o tres obras emblemáticas, sino que tenemos que trabajar por llevar una escuela a cada ciudad, ampliar el hospital de cada localidad, llevar agua y cloacas para todos y construir hasta en el paraje más pequeño. Queremos que la obra pública sea federal, que en cada rincón de Río Negro haya una obra y que ella sea en beneficio de la gente”.

En su mensaje final del 2015 a los rionegrinos, el Gobernador llamó a todos los comprovincianos a sentirse orgullosos de ser rionegrinos. “Quiero desearle a los 636.000 rionegrinos que haya mucha paz, trabajo y salud en sus hogares, y por supuesto, que no nos dejen solos, que nos acompañen en el 2016 para seguir gobernando, porque cuanto más nos acompañen y nos controlen, seremos cada vez mejores como gobernantes”.