Confirman el procesamiento con prisión preventiva al autor del asesinato del maestro Ortiz

La Sala B de la Cámara Criminal de Viedma, integrada por los jueces Guillermo Bustamente, Marcelo Chironi y Carlos Reussi, confirmaron este martes el procesamiento con prisión preventiva de Jonathan Nahuelfil, por el delito de homicidio en ocasión de robo.

Compartir en Whatsapp

La decisión de la Cámara se dio luego de sendas apelaciones de la defensa y de la fiscalía. La Sala B, luego de un detenido análisis de cada una de las pruebas, refrendó la calificación legal del hecho, el procesamiento y la prisión preventiva dispuestas por el juez Carlos Mussi.

El hecho imputado a Nahuelfil se desarrolló, según la investigación preliminar, cuando el acusado ingresó a robar a la vivienda del maestro Hugo Ortiz, ubicada en el barrio Guido. En la oportunidad se produjo el asesinato.

La defensa había invocado un vicio en el acto de reconocimiento. La Cámara Criminal aseguró que no se dan las condiciones para establecer la nulidad de la prueba: El fallo cita jurisprudencia al respecto: “El principio de trascendencia, insito en las nulidades procesales, requiere que quien invoca la nulidad alegue y demuestre que el vicio le ocasionó un perjuicio cierto e irreparable, que no puede subsanarse quebrantando las formas del juicio; debe existir y demostrarse perjuicio concreto y su real entidad”.

Para la Cámara, el juez “desentrañó una hipótesis de lo ocurrido, que resulta a todas luces lógica y posible, si es que se analizan todas las pruebas que existen”. En este sentido, resalta que “los distintos testimonios que han podido recopilarse exhiben con claridad” que “Nahuelfil y Ortiz se conocían”.

Por otra parte, los camaristas ponderaron el resultado del allanamiento que determina “no solo la propiedad de los elementos en cabeza de Ortiz, sino la impropia vinculación de los mismos con el imputado”.

Otra de las pruebas consideradas fundamentales en esta etapa del proceso es el testimonio del chofer de taxi que condujo al imputado en su vehículo de alquiler “con elementos cuya descripción coinciden con los sustraídos a la víctima, a una hora cercana a la del hecho y en el lugar en el que aquel ocurriera”.

Por su parte, el fiscal había cuestionado la calificación legal del hecho, solicitando que se lo impute como homicidio criminis causa. La Cámara desestimó el pedido, entendiendo que no está probado que Nahuelfil haya dado muerte a Ortiz “con el fin de consumar el desapoderamiento y procurar impunidad, como consecuencia de la resistencia que ofreció Ortiz”. Los jueces no dieron por probado la resistencia del maestro ni el intento de Nahuelfil por evitar que se lo identificara, al menos en esta etapa del proceso.

Finalmente, respecto a la prisión preventiva, la Cámara confirmó la decisión al entender que existen “riesgos procesales” relacionados con la gravedad del hecho cometido, “la agresividad en el modo comisivo -que hace prever actos de igual tipo contra los testigos- y la existencia de pruebas pendientes de producción”.