Condenaron a Figueroa a 14 de prisión por tentativa de homicidio

La Sala B de la Cámara Criminal de la Primera Circunscripción con asiento en Viedma, integrada por los Jueces Marcelo Chironi como presidente, y Ariel Gallinger y Guillermo Bustamante como vocales, resolvió condenar a Mauricio Figueroa a la pena de 14 años de prisión efectiva.

Compartir en Whatsapp

Figueroa fue condenado por considerarlo autor penalmente responsable del delito de tentativa de homicidio calificado por haber sido cometido contra quien ha mantenido una relación de pareja, por haber mediado violencia de género y por el uso de arma de fuego, con tenencia de arma de fuego de uso civil sin la debida autorización.

Se le atribuye haber sido quien en la madrugada del cinco de agosto del 2015, mediando violencia de género y con intenciones de quitarle la vida habría disparado con un arma de fuego, tipo revolver calibre 38, a la cabeza de su pareja, resultando gravemente herida; en el interior de la casa que la pareja compartía en la toma del Barrio Inalauquen.

Oportunamente se llevaron a cabo las audiencias del debate oral y público los días 9, 15 y 20 de febrero con la presencia de los Jueces, del Fiscal de Cámara Hernán Trejo, el abogado defensor del imputado Pedro Vega, y el imputado Mauricio Figueroa.

Se escucharon 10 testimonios, ofrecidos por las partes, y luego se pasó a la incorporación de la restante prueba documental y a la instancia de los alegatos. Allí comenzó el Fiscal haciendo el pedido de 14 años de prisión y respecto a la tentativa de homicidio, hizo referencia a la violencia de género existente en la relación de pareja y a que el arma era apta de acuerdo a las pericias.

Por último, hizo uso de la palabra el abogado del imputado, quién afirmó que no existió portación, tampoco homicidio en grado de tentativa, solo lesiones graves pero sin dolo, si culposas y pidió la pena menor por el concurso de esos delitos y pidió la libertad.

 

Argumentos del Tribunal

En la sentencia, en total adhesión del los tres integrantes del Tribunal tanto en los fundamentos como en las conclusiones se afirma: “el hecho ha ocurrido y que también se ha acreditado la participación responsable en el mismo por parte de Figueroa, no sin antes destacar la complejidad de este tipo de hechos donde la ausencia de testigos y el marco en el que trasuntan los episodios de violencia de género entre otras cuestiones, hacen sumamente difícil el análisis y la resolución de los casos”.

Con respecto al informe de balística el profesional a cargo explicó que la única manera de que el arma sea disparada accidentalmente mientras se la empuña, es cuando se encuentra con el martillo percutor desmontado y el mismo es golpeado por un elemento de dura consistencia y de manera brusca.

El Juez Chironi, con el voto rector afirma: “Sin dudas por el carácter de las lesiones, por el medio con el que fueron infligidas y por el lugar donde fueron producidas, la vida de la víctima no sólo corrió peligro concreto, sino que además ha sido milagrosa su recuperación”. Continúa “Tampoco hay dudas de que tales heridas se produjeron a partir del disparo del arma de fuego calibre 38 que fuera secuestrada en el domicilio donde se sucediera el lamentable hecho”.

El magistrado explica: “Tres son esencialmente las etapas de la violencia en el marco de la violencia de género: Acumulación de tensión, Explosión con violencia física y Arrepentimiento, pudiendo encuadrarse el tramo de la discusión por el cumpleaños del menor en la primera, la violencia ejercida con el arma de fuego en la segunda y el accionar de Figueroa después de producido el hecho preocupado por lo sucedido. (…)No me quedan dudas entonces de que Figueroa intentó quitarle la vida a la víctima y no lo logró por razones ajenas a su voluntad. Lo hizo probablemente bajo los efectos del alcohol y del estrés en el marco de una discusión, de forma impulsiva tal cual es descripta su personalidad”.

Por último, en la sentencia el Tribunal dice que se está frente a una tentativa de homicidio triplemente calificado por haber sido cometido contra quien ha mantenido una relación de pareja, por haber mediado violencia de género y por haber sido cometido por arma de fuego en concurso ideal con el de tenencia de arma de uso civil condicionado.