Comerciantes y empresarios rechazan las nuevas alícuotas de impuestos a los Ingresos Brutos de la Ley Provincial Nº 5265

Las Cámaras de Comercio y entidades intermedias de la Provincia de Río Negro continuamos rechazando y solicitando que se dé marcha atrás con las nuevas alícuotas de impuestos a los Ingresos Brutos establecidas por la Ley Provincial Nº 5265.

Compartir en Whatsapp

La modificación de las alícuotas para el período fiscal 2018- 2022, eleva la carga tributaria en un 67% respecto del período anterior (5% sobre ingresos versus 3%) y un 30% si se accede a las bonificaciones por realizar pagos en término. Siendo esta Ley totalmente contraria al espíritu del Pacto Fiscal que tenía como objeto la reducción de impuestos.

Asimismo, se eliminó la alícuota preferencial del 1,8% existente para los productos de primera necesidad (como carne, leche, harina, aceite, etc.), lo que aumentó la incidencia de la alícuota general del 5% sobre estos productos de carácter básico, afectando principalmente a los sectores sociales más vulnerables.

Como sostuvimos en su momento y la realidad ha demostrado, esta suba se daba en medio de una situación recesiva y de aumentos excesivos en los servicios públicos y esto generó indefectiblemente una transferencia del impuesto a los precios, que serán soportados por los destinatarios finales de bienes y servicios, lo que generará una disminución de la actividad económica que se traducirá en menos puestos de trabajo y dificultad para pagar salarios.

Asimismo, a pesar de haber sancionado la ley PYME con la promesa de dar estabilidad fiscal a este sector tan importante de la economía, se hizo una reglamentación acotada de la misma, que solo permitía a un 10% de las PYMES gozar de la estabilidad fiscal. Luego de muchas reuniones con las autoridades se acordó una reglamentación que eliminaba requisitos y permitiría que una cantidad más grande de las PYMES accedieran a este beneficio pero todavía pasados dos meses no se ha reglamentado estas pequeñas concesiones.

También como dijimos en su momento, si bien al sector primario se le redujo las alícuotas de IIBB, esto no se vió reflejado en una baja en los costos de los productos que comercializa el sector y redujo la rentabilidad de nuestras empresas lo que pone en riesgo la continuidad de cientos de PYMES.

Es de destacar que en los fundamentos de este aumento estaba el de suplantar otras rebajas impositivas que no se han dado y como es de público conocimiento los ingresos del Gobierno Provincial han aumentado por encima de la inflación, por lo que por distintas vías se demuestra la excesiva presión fiscal a la que estamos sometidos.

Por todas estas razones expuestas exigimos a las Autoridades del Ejecutivo Provincial, así como a los Legisladores de nuestra Provincia que se revea este aumento y se vuelva a las viejas alícuotas de manera urgente.