Cámara Primera de Cipolletti dictó 12 y 7 años de prisión por un homicidio en ocasión de robo

La Cámara Primera en lo Criminal de Cipolletti condenó a Manuel Juan Benjamín Rodríguez a la pena de 12 años de prisión por el delito de “homicidio en ocasión de robo”. La víctima fue Juan Pablo Garrido Fava en un hecho ocurrido el 1 de abril de 2015 en el barrio Las Perlas de Cipolletti.

Compartir en Whatsapp

En la misma sentencia el Tribunal también condenó a 7 años de prisión a Cristian Emanuel Rodríguez y a Sergio Federico Rodríguez como coautores del delito de “robo agravado por haber sido cometido en lugar despoblado y en banda”.

Por el mismo hecho también está acusado Andrés Cesar Montecino Méndez, quién había sido procesado con prisión preventiva pero luego se fugó a Chile. Allí fue capturado y durante el trámite de extradición el Poder Judicial chileno informó que el imputado debía cumplir condenas por delitos cometidos en ese país.

Esta semana, el máximo órgano judicial de Chile comunicó que Montecino Méndez iba a ser extraditado a la Argentina antes del 15 de mayo. En consecuencia se solicitó al Servicio Penitenciario una plaza de alojamiento en una cárcel de máxima seguridad. Una vez en Argentina, el imputado deberá ser juzgado ante el Poder Judicial de Río Negro.

Los tres hombres de apellido Rodríguez condenados hoy se encuentran detenidos y seguirán con prisión preventiva.

La Cámara Primera en lo Criminal estuvo presidida por el camarista Julio Sueldo e integrada con los vocales jueces Alejandra Berenguer y Álvaro Javier Meynet.

Dice la sentencia:
“En primer lugar, sobre la existencia del hecho delictuoso como tal, no existió controversia entre las partes, en sus aspectos centrales esto es: Que en día lugar y horario indicado supra, y de acuerdo a un plan previo, para sustraer cosas muebles ajenas, cuatro sujetos concurrieron a bordo de un vehículo al Camping Los Acantilados, en el sector conocido como “Bocatoma”, donde previo descender del vehículo, golpearon y redujeron a Ariel Gonzalo Urra, y seguidamente dos de los integrantes del grupo rompieron la puerta principal de ingreso al domicilio ubicado en dicho predio y atacaron a Aníbal Melgar y a Juan Pablo Garrido Fava exigiéndoles entrega de dinero, los golpearon en distintas partes del cuerpo, y raíz de tales golpes y cortes sufridos Garrido Fava resultó con hundimiento de cráneo y otras heridas múltiples las que lo llevaron al deceso en fecha 06/04/2015 a las 18:15 hs., en el hospital local. Que en la ocasión los atacantes se apoderaron ilegítimamente de 3 garrafas, un celular carcasa negra, una amoladora marca Sthil, una cepilladora de madera eléctrica y una motoguadaña; para luego retirarse del lugar a bordo del vehículo de mención dejando a Urra atado con su propio cinturón. Como también que el otro morador (Aníbal Melgar) aprovechando un descuido de los atacantes huyó del lugar y solicitó ayuda”.

Concluyeron los jueces: “Categóricamente, entonces surge acreditada que una banda (tres o más personas), se hicieron presentes en el lugar a bordo de un automóvil, y previo ejercer violencia física sobre las tres víctimas que se hallaban en el lugar, sustrajeron distintas cosas muebles totalmente ajenas (…)Lo referido resulta suficiente para acreditar absolutamente el extremo. Sin embargo el plexo adita que las prendas secuestradas en el domicilio ubicado sobre calle Río Negro, casi Chocón (Neuquén Capital) fs. 476/484, presentaban rastros genéticos pertenecientes a los tres imputados y a la víctima fatal Juan Pablo Garrido Fava (vid fs. 626/637). Y en absoluta consonancia a ello, las declaraciones testimoniales de C.P.C (fs. 225/226) y H.C (fs. 227/228 y vta.), abonan en absoluto que los prevenidos, a bordo del “Audi negro”, luego del robo se trasladaron al domicilio que aquellos ocupaban en Río Negro y Chocón, consumieron bebidas alcohólicas y drogas, a la vez que hablaron sobre el robo que habían protagonizado, dejaron prendas manchadas con sangre y vendieron los objetos que habían obtenido del robo. Así la prueba es abrumadora y determinante, todos los procesados tomaron parte en la sustracción ilegítima, llevada adelante mediante violencia física sobre personas”.

Homicidio en ocasión de robo
Sobre la calificación legal que se le atribuyó al imputado Manuel Juan Benjamín Rodríguez, la sentencia concluye que:
“Así las acciones desplegadas por el incuso “Manolo” durante la ejecución del evento criminoso complejo lo ubican en calidad de co-autor, de un homicidio en ocasión de robo (figura no controvertida por las partes), toda vez que su aporte resultó a todas luces indispensable para la consumación. Siempre cumplió un rol activo, previamente determinado, con conocimiento y voluntad de la ejecución de un plan integral, “con dominio del hecho” como sujeto activo directo sobre la víctima fatal. Realizó una tarea necesaria y esencial en la elaboración y consumación del hecho.

Su actividad ha tenido entidad suficiente para dominar la faena, en la medida en que la misma significó un aporte absolutamente indispensable, cuya ausencia hubiese importado la paralización de la empresa criminal. Y lo que resulta trascendental ejerció violencia física directa, importante, mantenida durante todo el ataque, respecto de quien en definitiva resultó víctima falta Juan Pablo Garrido Fava”.